La Policía concluye que el revestimiento de Grenfell Tower incumplía las normas de seguridad

Grenfell Tower
REUTERS / STEFAN WERMUTH
Actualizado 23/06/2017 14:28:15 CET

Asegura que hay nueve cadáveres identificados y que el fuego se originó en un frigorífico de un apartamento

LONDRES, 23 (EUROPA PRESS)

La Policía Metropolitana británica ha asegurado este viernes que los paneles de revestimiento del edificio Grenfell Tower incumplía la normativa en materia de seguridad, al tiempo que ha señalado que el incendio que acabó con la vida de 79 personas el 14 de junio comenzó porque se quemó un frigorífico en un apartamento.

En declaraciones ante la prensa en la sede de Scotland Yard, en Londres, la superintendente Fiona McCormak, que supervisa la investigación sobre el incendio, ha confirmado que el balance sigue siendo de 79 muertos pero ha advertido de que es probable que la cifra de fallecidos aumente.

Hasta el momento, las autoridades han confirmado que hay 79 muertos y han identificado a nueve de ellos. "Queremos identificar a todos los que murieron como consecuencia del incendio en Grenfell Tower y ahí es donde necesitamos la ayuda de los ciudadanos", ha señalado.

La superintendente ha admitido que está "verdaderamente preocupada" por la posibilidad de que las autoridades no logren elaborar "una imagen completa" sobre las víctimas del incendio. "Podría haber personas sobre las que nadie nos ha contactado", ha indicado. "Nuestra prioridad es averiguar quiénes estaban en Grenfell Tower", ha añadido.

McCormak ha subrayado que nadie tener miedo a contactar con las autoridades aunque pueda no estar residiendo legalmente en Reino Unido porque lo principal es identificar a todas las víctimas del incendio en el bloque de apartamentos del barrio de Kensington.

EL INCENDIO NO FUE PROVOCADO

La superintendente ha contado que los investigadores han concluido que el incendio no fue "iniciado deliberadamente" sino que de forma accidental y que se originó en un frigorífico de la marca Hotpoint, fabricado por la compañía Whirlpool.

En este sentido, ha dicho que la Policía ha contactado con el Ministerio de Comercio y Energía para que hable con el fabricante, que está colaborando y que ha puesto en marcha una investigación sobre el aparato. "Sabemos que este modelo no había sido objeto de ninguna retirada", ha añadido.

McCormak ha asegurado que la investigación de la Policía se centra en averiguar la causa del incendio y cómo se extendió tan rápido por todo el edificio. "Nos han dicho que la velocidad de expansión del incendio era inesperada, por lo que será importante establecer por qué sucedió eso", ha afirmado.

La superintendente ha dejado claro que la investigación analizará "la construcción" del edificio, "incluida su remodelación". "Desde luego que estamos analizando los paneles de aluminio y también todo el exterior del edificio", ha afirmado.

Sobre las pruebas de seguridad, McCormak ha afirmado que los "tests preliminares" han demostrado que las muestras del sistema de aislamiento de Grenfell Tower "se quemaron poco después de que se iniciara el análisis". "Las pruebas iniciales con las baldosas de compuesto de aluminio no superaron los controles de seguridad", ha añadido.

"Identificaremos e investigaremos cualquier delito penal y, desde luego, dadas las muertes de tantas personas, estamos estudiando el homicidio involuntario, así como delitos penales e incumplimientos de la legislación y las regulaciones", ha asegurado. "Buscaremos entender lo que le ocurrió a todas y cada una de las personas muertas en ese incendio", ha señalado.

La responsable de la Policía Metropolitana ha explicado que en el edificio Grenfell Tower están trabajando "equipos especializados en identificación de víctimas de catástrofes" con perros de rescate. "Las condiciones de trabajo son difíciles y estresantes para esos equipos", ha señalado, antes de dejar claro que el "examen visual" en busca de víctimas dentro del edifico concluyó la semana pasada.

"PUEDE QUE NO ENCONTREMOS A TODOS" LOS MUERTOS

McCormak ha asegurado que la "devastación" en el edificio incendiado es tan grave que puede que los equipos forenses no completen su trabajo antes de final de año. "Hay una terrible realidad, que es que puede que no encontremos a todos los que murieron debido al intenso calor del fuego", ha admitido.

"Haremos absolutamente todo lo que podamos con la mayor dignidad y sensibilidad", ha subrayado. "Queremos proporcionar las mejores respuestas a todos aquellos tan profundamente afectados por esta tragedia", ha añadido.

Por su parte, el Gobierno ha informado de que va a realizar pruebas al frigorífico que causó el incendio para aclarar si sufrió un fallo o hubo algo anomalía. El fabricante del electrodoméstico, Whirlpool, ha dicho que colaborará con las autoridades y que las personas que tengan ese modelo de nevera deben ponerse en contacto con la compañía.

"El Gobierno en este moemnto cree que no hay una razón concreta para que los consumidores apaguen sus refrigeradores a la espera de la investigación", ha asegurado el ministro de Empresas, Greg Clark. "La seguridad de los consumidores es esencial. El aparato está sujeto a pruebas rigurosas e inmediatas para determinar la causa del incendio", ha subryado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies