La Policía investiga si los autores del ataque en Londres actuaron solos

Actualizado 24/05/2013 12:04:22 CET

LONDRES, 24 May. (Reuters/EP) -

La Policía está investigando si las dos personas que el pasado miércoles mataron a machetazos a un soldado británico en el sureste de Londres actuaron solos o, por el contrario, son parte de una conspiración mayor.

Según Reuters, las fuerzas de seguridad están interrogando al hombre y a la mujer que detuvieron ayer en Londres por su presunta relación con este atentado para determinar sus vínculos con milicianos en Reino Unido o en el extranjero.

Fuentes cercanas al caso han revelado a Reuters que al menos uno de los dos supuestos autores del ataque terrorista es de origen nigeriano y que, aunque todavía no han podido confirmarlo, creen que el otro también lo es.

Al parecer, los investigadores británicos han averiguado que uno de los sospechosos estaría interesado en unirse a la secta islamista Al Shabaab, que actúa en Somalia.

Sin embargo, fuentes del Gobierno de Nigeria, donde actúa Boko Haram, han negado a la agencia de noticias británica que los sospechosos quisieran unirse a los grupos insurgentes de África Occidental.

Una fuente ha revelado que el MI5 conocía a los dos agresores por sus vínculos islamistas. Otra fuente a apuntado que, a pesar de ello, el ataque era miu difícil de prevenir debido a la multiculturalidad de Londres y a la sencillez del ataque.

El suceso ocurrió en el barrio de Woolwich, cuando dos hombres armados atacaron a Lee Rigby, un joven de 25 años que trabajaba como tamborilero en el Regimiento Real de Fusileros, según ha informado el Ministerio de Defensa.

Varios testigos han explicado a Sky News que los dos atacantes gritaron 'Allahu Akbar' (Alá es grande) mientras agredían a Rigby y que pidieron a varios transeúntes que tomaran fotos. Uno de ellos incluso aparece en un vídeo poco después del crimen, ensangrentado y con cuchillos en las manos, antes de que la Policía le abatiese.

A su llegada al lugar, las fuerzas de seguridad abatieron a los dos agresores, que resultaron heridos, por lo que se encuentran ingresados en distintos hospitales de la capital británica, sin que hayan trascendido detalles sobre su estado o identidad.

El Gobierno británico ha asegurado que se trata de un "ataque terrorista", por lo que han activado el estado de alerta. Además, la Policía Metropolitana de Londres ha desplegado 1.200 efectivos para evitar la violencia religiosa.

Uno de los principales caballos de batalla de las fuerzas reformistas del país, que encabezaron las manifestaciones contra Ben Alí pero que no consiguieron imponerse en las elecciones debido al respaldo con el que cuentan las formaciones islamistas en los núcleos rurales, es el impulso de los derechos de la mujer y de las libertades civiles.

FEMEN

La polémica en torno a FEMEN y a sus actos no es nueva, ya que sus protestas han desencadenado múltiples reacciones encontradas en los últimos años. El grupo, fundado en 2008, se hizo conocido por sus actos de protesta en 'top less' contra el turismo sexual en Ucrania, las instituciones religiosas, las agencias de matrimonio internacionales y el sexismo, entre otros temas.

El mayor escándalo estuvo protagonizado por la cofundadora del grupo, Inna Shevchenko, quien derrumbó una cruz ortodoxa en Kiev erigida como monumento a los católicos del Este que fueron víctimas de la persecución soviética como gesto de protesta por la condena contra tres miembros de el grupo femenino de punk ruso Pussy Riot.

FEMEN se define como "una organización de mujeres activistas en 'top less' que defienden su igualdad sexual y social en el mundo". "FEMEN es el fundador de una nueva ola de feminismo del tercer milenio y tiene seguidores en todo el mundo", apunta en su página web.

CRÍTICAS A FEMEN

Sin embargo, FEMEN se ha encontrado con críticas no solo por parte de los sectores islamistas del país, ya que algunas activistas feministas no ven con buenos ojos sus métodos de protesta y sus objetivos.

Así, activistas feministas musulmanas convocaron en abril un evento para mostrar su oposición y "demostrar a FEMEN y a sus seguidoras que sus acciones son contraproducentes".

"Por favor, publicad imágenes vuestras, ya llevéis hiyab, niqab o no lo hagáis. Es una oportunidad para las mujeres musulmanas para mostrar al mundo que tenemos voz, que somos de distintas formas y tamaños y que nos oponemos a la forma en la que somos representadas por Occidente, como un grupo homogéneo sin voz o voluntad propia", dijeron a través del grupo de Facebook 'Mujeres musulmanas contra FEMEN. Día del orgullo femenino musulmán'.

Poco después, decenas de mujeres enviaron fotografías suyas oponiéndose a FEMEN con mensajes como 'Estoy orgullosa de ser musulmana, no necesito 'liberarme' y no quiero ser usada para reforzar el imperialismo occidental. No me representáis', o 'No necesitamos que mujeres blancas no musulmanas salven a mujeres musulmanas de los hombres musulmanes'.

Otros mensajes fueron 'Soy feminista de herencia musulmana, creo en el derecho de la mujer a elegir y no necesito estados patriarcales o feministas eurocéntricas para decirme lo que debo o no debo llevar' o 'Soy feminista musulmana. FEMEN no habla en nombre de las musulmanas ni las feministas'.

Asimismo, la activista feminista tunecina Bel Haj Hmida, cofundadora de la Asociación Tunecina de las Mujeres Democráticas, criticó a la formación y apuntó que "la existencia en Túnez de organizaciones como FEMEN no influenciarán el estatus de las mujeres, que ya están preparadas para luchar ferozmente por sus derechos".

ACTO DE ANSAR AL SHARIA

La prohibición por parte del Gobierno del acto de Ansar al Sharia derivó en enfrentamientos entre seguidores del grupo y las fuerzas de seguridad en varias localidades del país. Los disturbios se saldaron con un fallecido, decenas de heridos y 274 detenidos.

Los incidentes tuvieron lugar en un momento de tensión entre las autoridades y la formación islamista después de los enfrentamientos registrados apenas una semana antes tras la disolución violenta de varias manifestaciones de la formación salafista bajo el argumento de que no contaban con los permisos necesarios.

En marzo, el líder del grupo, Saif Alá Benahsine, que mantiene presuntamente lazos con la organización terrorista Al Qaeda, amenazó con derrocar al nuevo Gobierno tunecino, apenas un día después de que el primer ministro, Alí Laarayedh, le acusara de introducir armas de forma ilegal en el país.

En respuesta, el ministro de Derechos Humanos y Justicia de Transición de Túnez, Samir Dilou, abogó el martes por la adopción de una nueva ley antiterrorista en el país, al tiempo que subrayó que el uso de la tortura para combatir el crimen y el terrorismo no está justificado.

En este contexto, el Gobierno procedió el lunes a prohibir la formación y todas sus actividades, lo que representa un giro de 180 grados en sus políticas hacia el grupo.

En los últimos meses, la oposición ha criticado al Ejecutivo por su pasividad ante las actitudes del grupo, que han recibido únicamente mensajes de condena por parte del Gobierno.

En este sentido, la oposición ha criticado duramente al Gobierno por su fracaso en la lucha contra los grupos 'yihadistas' presentes en el país y ha acusado a las autoridades de reconocer demasiado tarde la amenaza que suponen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies