La Policía de Pekín advierte en contra de concentraciones ilegales tras una inusual protesta

Publicado 25/07/2017 9:56:48CET

PEKÍN, 25 Jul. (Reuters/EP) -

La Policía de Pekín ha advertido en contra de concentraciones ilegales después de que tuviera que cerrar una importante arteria de la capital ante una inusual protesta de un grupo de manifestantes contra lo que consideraban un ataque injusto del Gobierno contra una organización caritativa.

Mientras que anualmente se registran miles de protestas en China por todo tipo de asuntos como la contaminación o la corrupción, las grandes protestas no son frecuentes en la capital, fuertemente vigilada y custodiada, dado que el gobernante Partido Comunista valora la estabilidad sobre todo lo demás.

La agencia estatal Xinhua ha informado de que a finales de la pasada semana la Policía detuvo a ejecutivos de una empresa llamada Shanxinhui, acusándoles de operar un sistema piramidad y engañar a la gente para sacarles dinero afirmando que eran fondos para ayudar a los pobres.

En un comunicado publicado a última hora del lunes, la Policía de Pekín ha indicado que "ciertos miembros de Shanxinhui fueron incitados por aquellos con motivos ocultos para venir a Pekín y concentrarse ilegalmente, perturbando gravemente el orden social en la capital".

Su conducta fue "sospechosa de ofender las leyes y normas" y la Policía fue capaz de convencer a los manifestantes de que se marcharan de forma ordenada, ha precisado la nota. Algunos fueron detenidos "por asumir el liderazgo" a la hora de crear alboroto y negarse a escuchar las instrucciones, ha precisado la Policía.

Este martes no había signos de nuevas protestas pero si de una presencia notable de agentes y vehículos en torno al pequeño centro de convenciones en un barrio del sur de la capital donde se concentraron los manifestantes.

Inversores en la compañía, algunos de los cuales también se concentraron en pequeñas cantidades en la calle, dijeron a Reuters el lunes que habían acudido para quejarse de que Shanxinhui hubiera sido objeto de una gran injusticia y de que realmente había ayudado a muchas personas pobres.

La Policía de Pekín ha puntualizado en su comunicado que es contrario a la ley organizar "concentraciones ilegales" y que los que lo hagan serán castigados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies