La Policía publicará los vídeos de la muerte de Keith Scott

Manifestación en Charlotte, Carolina del Norte
REUTERS / JASON MICZEK
Publicado 24/09/2016 23:05:31CET

CHARLOTTE (CAROLINA DEL NORTE, EEUU), 24 Sep. (Reuters/EP) -

El jefe de la Policía de Charlotte-Mecklenburg (Carolina del Norte), Kerr Putney, ha anunciado en rueda de prensa que se van a publicar los vídeos policiales en los que quedó registrada la muerte de Keith Scott, un hombre negro de 43 años fallecido por disparos de agentes de la Policía el 20 de septiembre. La muerte de Scott ha provocado protestas y disturbios para denunciar un posible exceso policial.

Putney ha explicado que tras consultar con los encargados de la investigación del tiroteo se ha llegado a la conclusión de que ya se pueden publicar las grabaciones sin "afectar negativamente" a la investigación. "Lo que vamos a publicar son los hechos objetivos", ha apuntado Putney, que ha subrayado que se trata de "un caso complejo".

Además, Putney ha explicado que Scott "claramente estaba en posesión de una pistola" cuando fue tiroteado por un agente. Los policías, ha relatado, estaban intentando detener a Scott cuando ocurrió el incidente, ya que el sospechoso "había cometido un delito".

En concreto, Putney ha señalado que Scott estaba en posesión de marihuana. Además, ha destacado que los agentes sólo respondieron cuando se percataron de que Scott estaba en posesión de un arma.

La publicación de la grabación era una de las demandas principales de los manifestantes que protestan por la muerte de Scott, padre de siete hijos. Este mismo sábado se han reproducido las protestas por quinto día consecutivo, con cientos de personas concentradas en el parque Marshall en torno a la estatua de Martin Luther King.

El único vídeo disponible hasta el momento es que grabó la esposa de Scott de lo ocurrido antes de los disparos, pero no se registró la imagen del tiroteo en sí, sólo el sonido de cuatro disparos.

En la grabación se escucha a Scott pidiendo a los policías que no disparen y a su mujer diciéndoles también que no disparen, que no lleva armas. Los policías le gritan a Scott que tire el arma. El responsable de los disparos es el agente Brentley Vinson --también negro--, que ha sido retirado del servicio.