La Policía de Tijuana suspende sus patrullas al carecer de armas tras la inspección realizada por el Ejército mexicano

Actualizado 05/01/2007 11:34:52 CET

TIJUANA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La policía local de Tijuana informó que se ha visto obligada suspender sus patrullas, mientras los soldados enviados por el presidente Felipe Calderón para combatir a las bandas narcotraficantes han quitado las armas a la mayoría de los agentes a fin de realizar una inspección.

El secretario de seguridad pública de Tijuana, Luis Javier Algorri, dijo que sin armas resulta demasiado peligroso para los 2.000 policías el salir a las calles de la ciudad, fronteriza con San Diego, donde 13 agentes locales fueron muertos a tiros en el 2006.

"La situación es muy lamentable porque no permite que se preste el servicio a la comunidad y deja a los agentes en un estado de indefensión", dijo Algorri en una conferencia de prensa.

El martes, Calderón envió a 3.300 soldados y policías federales a Tijuana, para reforzar retenes y combatir a las bandas narcotraficantes. Los soldados han recorrido también estaciones policiales y se han llevado las armas de los agentes mientras realizan una inspección.

Los investigadores federales señalan que hay una red de policías corruptos en la ciudad, quienes apoyan a los traficantes para introducir toneladas de cocaína, metanfetaminas y marihuana por el concurrido cruce fronterizo hacia Estados Unidos.

La 'Operación Tijuana' es la segunda ofensiva militar de gran envergadura contra el narcotráfico ordenada por Calderón, quien asumió el cargo el 1 de diciembre y prometió enfrentar a la delincuencia organizada.

El mes pasado, Calderón envió a 7.000 efectivos a su estado natal de Michoacán donde habían ocurrido numerosas ejecuciones en medio de una lucha entre las bandas rivales por el control de las plantaciones de marihuana y las rutas de narcotráfico.