El Polisario critica la decisión de Rabat de dejar de colaborar con Christopher Ross

Actualizado 18/05/2012 17:13:23 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Frente Polisario ha criticado la reciente decisión del Gobierno marroquí de retirar su confianza al enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, que considera "arbitraria" y un "desafío a la comunidad internacional".

"Esta decisión, además de grave y sin justificación alguna, supone un desafío inaceptable por parte de Marruecos a la comunidad internacional, al secretario general de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad", señala el Polisario en un comunicado recogido por la agencia de noticias saharaui SPS.

Marruecos anunció la medida el jueves alegando la postura "desequilibrada" y "parcial" que mantiene Ross sobre el contencioso por la antigua colonia española. Recientemente, Ross presentó un informe que criticaba a las autoridades marroquíes y las acusaba de espiar a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) que encabeza él mismo.

En su comunicado, el Polisario manifiesta su apoyo a Ross y a sus gestiones "para facilitar el proceso de negociación entre las partes en conflicto". En ese sentido, advierte de que el objetivo de Rabat es "socavar los esfuerzos para una solución y minar la credibilidad de la MINURSO".

"Marruecos quiere tomarse sin vergüenza alguna el derecho a dictar al secretario general el contenido de sus informes al Consejo de Seguridad y decidir las acciones que debe adoptar su enviado personal para el Sáhara Occidental", señala. "Quiere (...) criticar el último informe del secretario general, bloquear el proceso de paz y seguir violando con impunidad los Derechos Humanos en los territorios saharauis ocupados", añade.

Por todo ello, el Polisario lanza un "llamamiento urgente" al Consejo de Seguridad para que adopte medidas para proteger la autoridad de la ONU y la credibilidad de su misión para la pacificación del Sáhara Occidental.

Naciones Unidas auspicia las conversaciones entre Marruecos y el Frente Polisario para alcanzar un acuerdo sobre el estatus del Sáhara Occidental desde 1976, cuando ambos se enfrentaron al término de la administración colonial de España. Desde hace más de tres años, es Ross quien ocupa el cargo de enviado especial.

Las conversaciones permanecen estancadas porque tanto el Frente Polisario, que controla la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), como el Gobierno marroquí mantienen invariables sus principales reivindicaciones. Así, mientras el Polisario defiende la independencia del territorio, Rabat sólo contempla la concesión de una mayor autonomía.