Políticos chíies visitan un barrio cristiano de Beirut para desactivar la última crisis sectaria del Líbano

El presidente del Parlamento de Líbano, Nabih Berri
REUTERS / MOHAMED AZAKIR
Publicado 02/02/2018 14:58:24CET

BEIRUT, 2 Feb. (Reuters/EP) -

Miembros de las organizaciones políticas chiíes Movimiento Amal, de corte moderado, y Hezbolá han visitado este viernes una zona mayoritariamente cristiana de Beirut para contrarrestar una polémica que saltó esta semana cuando el ministro de Exteriores tildó al presidente del Parlamento de "matón".

Bassil, cristiano maronita y yerno del presidente del país, Michel Aoun, provocó el enfado de los partidarios del presidente del Parlamento, Nabih Berri, cuando se filtró un vídeo en el que tildaba a Berri de "matón". Partidarios de Berri y del Movimiento Amal organizaron protestas en varias partes del país para exigir una disculpa.

El Movimiento Amal se ha distanciado de las protestas que han tenido lugar durante los últimos días. En ellas, algunos de los manifestantes quemaron ruedas, bloquearon las calles y dispararon al aire, lo que provocó que se acabaran desplegando soldados en Hadat, un distrito al sur de Beirut, el miércoles para evitar la escalada de violencia. "Todo el mundo sabe que el Movimiento Amal no tiene ninguna relación con lo que ha pasado", ha dicho Alí Bazzi, un diputado de Amal. "Tenemos la valentía y la moralidad para disculparnos públicamente por cualquier ofensa que hayan sufrido los libaneses", ha añadido Bazzi.

El enfrentamiento estuvo a punto de avivar la violencia sectaria y paralizar al Gobierno poco antes de las elecciones legislativas de mayo, las primeras desde que el Parlamento comenzó a extender su mandato en 2009, algo que ya ha hecho tres veces seguidas.

La escalada se frenó cuando Aoun y Berri hablaron por teléfono el jueves y ha comenzado a descender cuando cargos chiíes y miembros del Movimiento Patriótico Libre (FPM) de Aoun se han encontrado en el distrito de Hadat, al sur de Beirut. "Esta reunión pretende contrarrestar todo lo que ha pasado en los últimos días", ha declarado Alain Aoun. "También es un mensaje dirigido al presidente del Parlamento, Berri de que compartimos la misma dignidad", ha añadido el diputado del FPM.

UNA LLAMADA POR LA UNIDAD

La relación entre Hezbolá, el Movimiento Amal y Berri son mucho más profundas que su alianza política con el FPM, pero, en una rueda de prensa común, diputados de los tres partidos han hecho un llamamiento por la tolerancia religiosa en una rueda de prensa. El FPM ha dicho que Bassil se ha arrepentido de su comentario sobre Berri y que considera que el debate está cerrado. Berri ha manifestado que Bassil debería pedir perdón "a los libaneses" por su comentario.

Lleva existiendo una tensión entre los partidarios de Aoun y los de Berri desde diciembre, cuando el presidente firmó un decreto promocionando a decenas de mandos del Ejército sin la firma del ministro de Economía chií, uno de los asistentes más cercanos de Berri. Berri ha acusado a Aoun de aumentar sus competencias en detrimento de otras confesiones.

Esta última controversia ha vuelto a poner de relieve la fragilidad del sistema de Gobierno del Líbano, que pretende encontrar un equilibrio entre las numerosas religiones que se profesan en el país. Los libaneses se enfrentaron en una guerra civil entre 1975 y 1990. De hecho, Berri y Aoun, que ahora tienen más de 80 años, fueron enemigos durante la contienda.