La popularidad de Turnbull cae a uno de sus niveles más bajos tras la salida de Joyce

Malcolm Turnbull
REUTERS / STRINGER . - Archivo
Publicado 05/03/2018 6:43:17CET

SÍDNEY, 5 Mar. (Reuters/EP) -

La popularidad del primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, ha alcanzado uno de sus niveles más bajos debido a la gestión del escándalo en torno al ahora antiguo viceprimer ministro Barnaby Joyce por mantener una relación extramarital con una extrabajadora del Gabinete, según indican los resultados de una encuesta.

El sondeo realizado por Newspoll y publicado por el diario local 'The Australian' señala que sólo el 37 por ciento de los encuestados respaldan al primer ministro frente a un 35 por ciento de personas que ha expresado su apoyo al líder opositor, Bill Shorten.

Los resultados muestran los niveles más bajos en la popularidad de Turnbull desde noviembre, cuando se encontraba a 14 puntos porcentuales de Shorten y la relación entre Joyce y Vicky Campion no había salido a la luz.

En noviembre, un 45 por ciento de los encuestados respondieron a favor de Turnbull frente a un 31 por ciento, que lo hizo a favor de Shorten.

La polémica por la relación extramarital de Joyce supuso su dimisión en el marco de un caso que ha abierto una brecha en el seno del Gobierno de coalición australiano.

Turnbull, que aseguró que Joyce había cometido "un error de juicio" a la hora de iniciar una relación con Campion, ha sido duramente criticado por la forma de abordar el asunto.

El antiguo viceprimer ministro, un católico practicante que ha hecho campaña en numerosas ocasiones a favor de los "valores familiares", se encontraba bajo una inmensa presión dado que no informó de su relación con la antigua trabajadora cuando ésta se encontraba trabajando como su secretaria de prensa.

En este sentido, la controversia ha provocado que Turnbull anuncie la implantación de un nuevo código de conducta ministerial que prohíbe las relaciones sexuales entre trabajadores. El código vigente hasta entonces exigía a los diputados declarar las relaciones mantenidas con miembros del Gabinete, medida que, según el primer ministro, resulta insuficiente.