El portavoz de Duterte pide a los filipinos que no interpreten sus declaraciones "de manera literal"

Rodrigo Duterte
REUTERS / ROMEO RANOCO
Publicado 13/02/2018 23:50:18CET

MANILA, 13 Feb. (Reuters/EP) -

El portavoz del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha pedido este martes a sus compatriotas que no interpreten sus declaraciones "de manera literal", en respuesta a la última polémica protagonizada por el mandatario, que ha instado a las fuerzas de seguridad a disparar a la vagina de las guerrilleras porque sin ella "son inútiles".

"Lo he dicho una y otra vez. No hay que tomar al presidente de manera literal", ha dicho Harry Roque, interrogado acerca de este asunto por los medios de comunicación. Según el portavoz, cuando hizo este comentario, Duterte estaba molesto por el fracaso del diálogo de paz con las guerrillas maoístas.

La polémica se desató el lunes cuando Duterte, en un discurso pronunciado ante unos 200 antiguos guerrilleros, ordenó a los soldados que asuman el nivel de crueldad de la milicia comunista del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP). "Decidles (...) no os vamos a matar, solo os vamos a disparar en la vagina. Sin la vagina son inútiles", dijo.

La portavoz en Manila del partido femenino Gabriela --con dos escaños en el Parlamento--, Emmi De Jesús, ha denunciado estas declaraciones que "confirman que (Duterte) es el más peligroso macho-fascista del Gobierno", según informa el portal filipino Politiko.

"Es solo la última de toda una serie de declaraciones misóginas, despectivas y degradantes sobre las mujeres", ha denunciado, por su parte, Human Rights Watch. "Anima a las fuerzas de seguridad a cometer delitos sexuales durante un conflicto armado, lo que supone una violación del Derecho Internacional Humanitario", ha añadido HRW.

En mayo de 2017, Duterte ya afirmó en tono jocoso que los soldados podían violar hasta a tres mujeres sin que se les castigara y unos meses después volvió a bromear con la violación de la ganadora del concurso de Miss Universo. El mes pasado, afirmó que ofrecería 42 vírgenes a cada turista que visite el país.