El contrabando de tabaco de España hacia Portugal podría aumentar por la gran diferencia de precios

Actualizado 01/02/2006 16:43:21 CET

LISBOA, 1 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

La diferencia de 1,50 euros que hay en el precio de algunas marcas de tabaco entre España y Portugal ha puesto a las autoridades lusas en alerta, ya que esperan un aumento significativo del contrabando de cigarros procedentes del país vecino, según informa hoy 'Diario de Noticias'.

La ley anti-tabaco española ha hecho que algunas empresas tabaqueras reduzcan a casi la mitad el precio de cada cajetilla y ahora se puede adquirir un paquete de tabaco por 1,25 euros, mientras que en Portugal la más barata cuesta 2,75 euros, tras el último aumento en los precios de 35 céntimos por cajetilla debido a mayores impuestos.

Esta disparidad de precios entre los dos países ibéricos ha puesto en alerta a las autoridades portuguesas, que esperan un aumento del contrabando, que podría llegar a un 5% del mercado doméstico portugués. Fuentes del sector tabaquero, citadas por el rotativo, calculan que el contrabando procedente de España podría aumentar a finales de este año entre los 500 millones y los mil millones de cigarrillos, que supondrían para el Estado unas pérdidas fiscales de entre los 60 y los 90 millones de euros.

Aunque la diferencia de precios entre los dos países no es nueva, hasta ahora solamente se verificaba en las marcas más económicas que existen en España y que no hay en Portugal. Sin embargo en estos momentos esa diferencia se aplica también a los cigarros importados que existen en los dos países ibéricos.

Según 'Diario de Noticias', a partir de ahora ir a comprar tabaco a España se puede convertir en una rutina, especialmente para los que viven en las zonas fronterizas, tal como ocurre actualmente con los combustibles en las fronteras con Galicia, Extremadura, Castilla y León o Andalucía.

Por ley, cada persona puede adquirir de una sola vez para consumo propio 800 cigarrillos (40 paquetes). A partir de ahí, el transporte de tabaco comprado en otro país es considerado ilegal. La preocupación de las autoridades es el comercio ilícito, ya que los márgenes de beneficio son suficientemente amplios para que se organicen redes de contrabando a mayor escala.

La Brigada Fiscal, responsable de controlar el comercio ilegal, admite estar "preocupada" con la situación ya que la tendencia es que "aumente el contrabando, como ocurrió con otros países como Francia e Inglaterra, donde la diferencia de precios era elevada". Hasta ahora Portugal era un país de paso del contrabando para otros países, pero ahora "puede convertirse en destino", explicó una fuente de ese departamento policial al rotativo.

Las autoridades portuguesas van a reforzar la vigilancia y el control "en sectores hasta ahora considerados menos relevantes, como los cafés o pequeños comercios cercanos a la frontera y en la circulación de mercancías por el territorio nacional", pero, según las fuentes de la Dirección Central de Investigación de la Corrupción y la Criminalidad Económica y Financiera de la Policía Judicial, "hasta ahora no se han registrado grandes movimientos en este negocio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies