Un pozo de agua que salva vidas en Chad

 

Un pozo de agua que salva vidas en Chad

Mujeres en Chad
Foto: OXFAM INTERMÓN
Actualizado 23/11/2014 9:07:16 CET

La ONG trabaja para hacer llegar agua limpia a las comunidades y mejorar las condiciones de vida

   MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Guéra es una región de Chad especialmente golpeada por las sequías y la pobreza, donde el acceso al agua, principalmente en el norte, es escaso y cuando se tiene suele ser a fuentes de mala calidad y de agua turbia. El resultado de ello, una alta exposición a las enfermedades, sobre todo entre los menores de cinco años, ya de por sí más vulnerables, y tener que caminar durante horas y cargar un gran peso para poder surtir de agua a las familias.

   Paradójicamente, explica a Europa Press Belén de la Banda, del Departamento de Comunicación de Oxfam Intermón, "la solución es relativamente sencilla" y pasa por dotar a estas comunidades eminentemente agrícolas de pozos de agua potable, además de concienciarles sobre una serie de prácticas que ayudan a garantizar un mejor estado del agua del que disponen.

   Los habitantes de Guéra se enfrentan a nueve meses al año de sequía, algunos años incluso más, y tres de lluvias durante los que tienen que "trabajar muy duro" para sacar adelante sus cosechas que representarán el 80 por ciento de lo que coman durante el año. Por ello, una mala cosecha es catastrófica para ellos.

   Muchas familias venden parte de sus cosechas para poder enviar a sus hijos a la escuela y después, si uno de los hijos cae enfermo, se quedan sin dinero para poder llevarle al médico más cercano. Para llegar hasta allí, cuenta De la Banda, que ha visitado recientemente la zona, tienen que realizar hasta 50 kilómetros "a pie o en el mejor de los casos en burro".

OES_23884_,es_Coloren_Colour-scr.jpg

Sauda Hamid, junto a su bebe transportando cántaros de cerámica con agua, vive en Am-Ourouk

   Pero muchas familias, que además suelen ser "muy numerosas porque el trabajo en el campo es muy duro y necesitan ser muchos" para poder sacarlo adelante, no pueden permitírselo, por lo que las madres se ven obligadas a contemplar impotentes cómo enferman sus hijos por "beber agua en mal estado" y en muchos casos mueren, explica la integrante de Oxfam Intermón.

   Mujeres como Sauda, que a sus 28 años tiene seis hijos, se ven obligadas a caminatas de dos horas y media de ida y otras dos horas y media de vuelta para ir a buscar agua para su familia y otras veces, cuando llueve, trata de recogerla "en un barreño". Una de sus hijas padece diarrea crónica y los médicos le han dejado claro que se debe al agua que consume. Sauda ya ha perdido a dos de sus hijos.

"CAMBIO RADICAL" EN SUS VIDAS

   Para mujeres como ella la ayuda que ofrece Oxfam Intermón supone un "cambio radical" en sus vidas. El programa, según De la Banda, se sustenta en tres pilares. El primero de ellos, y el más fundamental, es "la construcción de un pozo de agua limpia en un lugar adecuado" lejos de zonas donde se pueda contaminar, principalmente por la presencia de ganado.

   En esta parte de Chad hay agua pero para poder acceder a ella hay que superar el duro suelo de piedra, por lo que hace falta una maquinaria especial, que la ONG alquila, con la que poder perforar.

   El segundo pilar es explicar a la población la importancia de cambiar algunos de sus hábitos, principalmente el hecho de que suelen hacer sus necesidades en cualquier sitio y muy cerca de donde están las fuentes de agua, lo que las contamina. Así, se trabaja para que todos ellos se comprometan a "construir letrinas en sus casas".

OES_23959_,es_Coloren_Colour-scr.jpg

Akkoe Moussa, echando agua potable en un cántaro. Tiene entre 45 y 50 años y vive en Madoul.

   Además, se instaura un comité de higiene que se encarga de "vigilar y supervisar" que esta promesa se cumple, y a continuación "se declara limpia a la comunidad y se hace una ceremonia para celebrarlo". Los habitantes se suelen sentir "muy orgullosos" cuando esto sucede, al igual que de tener un pozo de agua potable.

   El tercer pilar del programa, según De la Banda, es la sensibilización. Para ello se realizan tres grandes sesiones al año en las que se reúne a todo el pueblo y en las que, entre otras cosas, se incide en que no se puede comer sin lavarse las manos.

REDUCCIÓN DEL NÚMERO DE NIÑOS ENFERMOS

   En las comunidades donde se ha construido ya el pozo, De la Banda ha podido constatar durante su visita "un cambio radical". Así, tanto en el centro de salud como en el hospital de la zona reconocen que han disminuido los casos de niños que llegan enfermos de estas comunidades.

   En esta región, la dieta se sustenta principalmente en sorgo y mijo "y poco más", algo de cacahuetes, gombo o sésamo, de ahí el que entre los menores de cinco años sea frecuente la desnutrición, lo que les hace más vulnerables a las enfermedades y en especial a las diarreas por el consumo de agua en mal estado.

   También se ha conseguido mejorar las condiciones de vida de las mujeres, quienes por tradición son las encargadas de acarrear el agua para la familia. Ahora tienen que hacer recorridos mucho más cortos, lo que les permite dedicar su tiempo al cuidado de sus hijos o a cultivar la tierra y otros quehaceres.

   Ese es el caso de Maimouna, a quien el hecho de que el pozo esté ahora a unos diez minutos de su casa le ha permitido volver a "ser maestra en su pueblo".

OES_23950_,es_Coloren_Colour-scr.jpg

Akkoe Moussa en una fuente con más personas un hombre echa agua en un cántaro de cerámica

   Además, la construcción de pozos más cercanos evita los riesgos para la seguridad de las mujeres que suponían hasta ahora estos viajes de largas horas, durante los que podían ser atacadas por serpientes o asaltadas sexualmente, de ahí el que suelan ir en grupo.

   De manera indirecta, también se han visto beneficiadas las niñas, a las que llegadas a una determinada edad sus madres se veían obligadas a sacar de las escuelas para ayudarles a acarrear el agua. Según Oxfam Intermón, las madres pueden acarrear hasta dos garrafas de 25 litros en cada viaje, mientras que las niñas de 8 años pueden llevar una garrafa de 5 litros.

MANTENIMIENTO DEL POZO

   La construcción del pozo beneficia en definitiva a todos los habitantes y mejora sus condiciones de vida. Además, son ellos mismos los que se tienen que responsabilizar de su mantenimiento, para lo cual se forma a "artesanos reparadores que puedan resolver las eventuales averías", y se instaura un sistema de "cotizaciones" en función de las posibilidades de cada familia.

   Las familias hacen aportaciones mensuales o trimestrales por si es necesario comprar alguna pieza para reparar el pozo, que normalmente Oxfam Intermón construye con bombas de mano porque suelen dar menos problemas y duran unos cuatro o cinco años sin averiarse, aclara De la Banda.

   La integrante de la ONG ha resaltado que en realidad se trata de un programa "muy sencillo", del que se benefician directamente unas 42.000 personas e indirectamente muchas más, cuyos resultados saltan rápidamente a la vista y marcan "una clara diferencia en aquellos lugares donde hemos intervenido".

OES_23948_,es_Coloren_Colour-scr.jpg

En Madoul hay dos puntos de agua limpia y sus habitantes han trabajado para mantener la higiene

   Oxfam Intermón ha lanzado con vistas a la Navidad su campaña #cambiasuagua, con la que quieren concienciar a la sociedad española sobre la importancia que tiene el agua limpia para nuestras vidas. El año pasado, según De la Banda, la ONG consiguió aportaciones de 120.000 personas y esperan que este año se iguale esa cifra y se supere.

   Según han alertado, cada 20 segundos muere un niño en el mundo por beber agua sucia o contaminada, es decir, 1,5 millones en todo el año, mientras que 748 millones de personas no tienen acceso a agua limpia.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies