El 'premier' escocés descarta un referéndum independentista antes de 2013

El primer ministro de Escocia, Alex Salmond
Reuters
Actualizado 17/10/2011 10:51:57 CET

LONDRES, 17 Oct. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Escocia, Alex Salmond, ha descartado que tenga lugar un referéndum sobre la independencia escocesa, a pesar de que las últimas encuestas denotan un creciente respaldo a dicha iniciativa.

Desde que en 2005 su formación, el Partido Nacionalista Escocés (SNP), gobierna en la región del norte de Reino Unido, es la primera ocasión en la que Salmond ralentiza el proceso para la convocatoria de un referéndum, una de sus principales bazas electorales. De esta forma, Salmond ha emplazado al SNP a celebrar dicha votación en la segunda mitad de la legislatura, que concluye en mayo de 2015.

En declaraciones a la cadena británica Sky News, el 'premier' escocés ha insistido en que "esto es lo que hemos dicho que haremos y es lo que pretendemos hacer, y ningún viraje del primer ministro va a cambiar esta visión" consensuada en el SNP.

"Entre la gente corriente de Inglaterra, hay una cantidad sustancial de apoyo a la idea de que Escocia quiere independizarse y recorrer en su propio camino", ha reprochado Salmond. "Hemos tenido generaciones que nos han gobernado desde Westiminster (el Parlamento británico) y eso es lo que hay ahora", ha apostillado.

En mayo, el partido nacionalista liderado por Salmon ganó con mayoría absoluta en los comicios parlamentarios y, en su primera comparecencia, abogó por celebrar un referéndum de independencia en los cinco años de legislatura del SNP, cuando se cumplen ya más de 300 años de adhesión al sistema británico.

APOYO POPULAR A LA INDEPENDENCIA

De acuerdo con un sondeo difundido este domingo por el diario británico 'The Independent', el 39 por ciento de los encuestados asegura que Escocia debería ser un país independiente, un punto porcentual más que aquellos que se oponen.

En este sentido, en Escocia, el 49 por ciento respalda los planes del SNP de convocar un referéndum y un 37 no se muestra partidario de dicha decisión. Estas cifras representan un cambio importante, ya que, en la última encuesta realizada en mayo, solo el 29 por ciento se mostró a favor de la independencia de Escocia.

Tanto conservadores como liberaldemócratas, que conforman el Gobierno central, se oponen a una hipotética independencia de Escocia y, por ende, una ruptura de la unidad británica.

Al respecto, el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, reprochó los planes de Salmond de organizar el referéndum a comienzos de este mes al acusarle de intentar insuflar inestabilidad, en el marco de las relaciones entre Escocia y el resto de Reino Unido.

El Parlamento escocés controla las competencias relativas al sistema sanitario, educativo y carcelario, así como el entramado legal de la región. No obstante, continúa recibiendo un total de 30.000 millones de libras (más de 34.200 millones de euros) del Gobierno de Reino Unido, que aglutina a Irlanda del Norte, Escocia, Inglaterra, Gales y los demás territorios de ultramar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies