El presidente de Israel propone un gobierno de unidad nacional

Actualizado 17/03/2015 21:37:44 CET

JERUSALÉN, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha sugerido este martes que trabajará para que el Likud y la Unión Sionista formen un gobierno de unidad nacional tras el aparentemente ajustado resultado de las elecciones legislativas de este martes.

"Estoy convencido de que sólo un gobierno de unidad puede impedir la rápida desintegración de la democracia de Israel y unas nuevas elecciones en el futuro cercano", ha advertido Rivlin, según el periódico 'Haaretz'.

Netanyahu se ha referido precisamente a esta posibilidad al depositar el voto, aunque para descartarla. "No habrá un gobierno de unidad con el Partido Laborista", ha dicho, en alusión a una de las formaciones que conforman la Unión Sionista.

Una vez realizados los contactos con los partidos y recibidas sus recomendaciones, corresponde a Rivlin encargar la formación de gobierno a aquel candidato que, a su juicio, tenga más posibilidades de conseguir el respaldo necesario.

En todo caso, no tiene la obligación de encargar la tarea al que ha recibido más votos, algo que ya ha ocurrido en el pasado. Fue así como Netanyahu se convirtió en primer ministro de nuevo en 2009, después de que Tzipi Livni, entonces al frente de Kadima, no consiguiera formar una coalición pese a que su partido se impuso por un estrecho margen en los comicios.

PLAZOS PARA FORMAR GOBIERNO

Una vez Rivlin encargue a un candidato, previsiblemente Netanyahu o Herzog, la formación de gobierno, éste contará con un plazo de 28 días, prorrogables otros catorce. Si pasados estos 42 días no ha conseguido el respaldo de al menos 61 parlamentarios, el presidente podrá encargar la tarea a otro candidato.

Este segundo candidato tendrá un plazo de 28 días para formar una coalición, un plazo que no se puede prorrogar. La legislación israelí contempla la posibilidad de que también este segundo candidato fracase --algo que no ha ocurrido hasta ahora--. Llegado el caso, una mayoría de parlamentarios pueden pedir al presidente que encargue a otro candidato la formación de gobierno, esta vez en un plazo de 14 días.

De no lograrlo, la Knesset se disolvería y se convocarían nuevas elecciones en el plazo de 90 días. En caso de lograr formar coalición, ésta deberá someterse a la votación en el pleno y recibir el respaldo de 61 diputados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies