Odinga y Kenyatta acuerdan impulsar "un nuevo comienzo" para Kenia

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta
THOMAS MUKOYA/REUTERS - Archivo
Actualizado 09/03/2018 16:04:45 CET


Primera reunión de los dos líderes tras la polémica segunda vuelta de las presidenciales y la 'toma de posesión' de Odinga

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, y el líder opositor, Raila Odinga, se han reunido este viernes y han acordado dejar atrás sus diferencias y poner en marcha un "nuevo comienzo" para el país, tras la polémica por las últimas elecciones presidenciales celebradas en octubre de 2017.

"Esperamos el apoyo de cada uno de los líderes políticos. Para mí esto marca un nuevo inicio para el país", ha declarado Kenyatta, al término de la reunión que los dos dirigentes han celebrado este viernes por sorpresa en el palacio presidencial en Nairobi, según informa la cadena de televisión local KTN.

"Ha llegado el momento de resolver nuestras diferencias", ha afirmado Odinga ante la prensa tras el encuentro, que ha concluido con un apretón de manos de los dos líderes. "Hemos acordado con Kenyatta unir Kenia", ha señalado.

El líder opositor keniano ha abogado por la unidad de todos los kenianos para "achicar el agua" o, en caso contrario, "todos" los ciudadanos "acabarán hundiéndose". "Hemos respondido a nuestros desafíos en la mayoría de los casos huyendo de ellos. Hemos ido de elecciones en elecciones sin preguntarnos nunca qué efectos tendrán estos desafíos para nuestra nación", ha explicado Odinga.

El líder opositor ha subrayado la necesidad de que Gobierno y oposición actúen juntos por el bien de todos los kenianos. "Hemos venido a juntarnos para encontrar soluciones que permitan unir a los kenianos", ha dicho.

PRIMERA REUNIÓN DESDE LAS ELECCIONES

La reunión de Odinga con Kenyatta es la primera que ambos celebran desde la polémica segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebrada a finales de octubre de 2017, una cita con las urnas que fue boicoteada por Odinga y su partido por considerar que no había garantías para unos comicios justos y democráticos.

Desde entonces, Odinga se ha negado a aceptar la victoria de Kenyatta en esas presidenciales y el 30 de enero llegó a autoproclamarse presidente del país en un acto simbólico de toma de posesión en Nairobi que fue rechazado por el Gobierno.

Tras el encuentro, Odinga y Kenyatta han hecho público un comunicado en el que subrayan su apuesta por la unidad para hacer avanzar al país. "Hemos logrado mucho pero nos hemos quedado sin cumplir nuestros objetivos. Nuestro pueblo está clamando por un liderazgo que muestre el camino a la dignidad, la prosperidad y la seguridad", han afirmado.

Kenyatta y Odinga han admitido los "desacuerdos" que mantienen y han lamentado que "el antagonismo étnico y la competición política divisiva" se hayan convertido "en un modo de vida". "Debemos afrontar con valentía nuestros desafíos y discutir abierta y honestamente nuestros éxitos y fallos para formular y desarrollar las necesarias medidas correctoras", han indicado.

Los dos líderes políticos se han comprometido a no alentar las divisiones étnicas ni el desprecio a otros grupos. "Cada keniano merece y debe tener respeto. El respeto no debería suponer que toleremos lo que está mal", han afirmado Odinga y el presidente keniano. "Los pecados de los individuos no deberían repetirse en los grupos. Debemos rechazar y censurar a cualquiera que se comporte con odio y de forma negativa", han recalcado.

Tras comprometerse a promover la "integración" de los kenianos y que todos recibirán el mismo trado "independientemente de quién lidere" el país, los dos líderes políticos han dicho que trabajarán para potenciar el desarrollo económico y la "viabilidad" de todas las regiones del país. "El presidente Kenyata y Raila Odinga trabajarán juntos para unir a los condados independientemente de la afiliación política de los gobernadores, los senadores y los parlamentarios locales.

SUPERAR EL "CICLO NEGATIVO"

En cuanto a las elecciones, Odinga y Kenyatta han dicho que los kenianos tienen que superar "el ciclo negativo" respecto a los comicios y actuar asumiendo que las citas con las urnas no son la solución para los "desafíos" del país. "Respetando la Constitución y la ley, deteniendo el antagonismo étnico, promoviendo la integración, reforzando la cesión de competencias, luchando contra la corrupción y cuidando la seguridad, tendremos elecciones que no estarán marcadas por la desconfianza y el conflicto", han afirmado.

Odinga y el presidente keniano han dejado claro que tienen que cambiar su forma de actuar como líderes y promover unas elecciones "constructivas y competitivas". "Esa debería ser nuestra primera prioridad", han añadido.

Además, se han comprometido a trabajar juntos para garantizar que "todas las comunidades enfrentadas en Kenia" rechazan la violencia como modo de solventar las disputas políticas, étnicas o de carácter religioso.

En materia de corrupción, Kenyatta y Odinga han abogado por reforzar el apoyo a los que denuncian prácticas irregulares y han emplazado a los kenianos a que denuncien todos los casos que observen. "Nuestra lucha y la denuncia de la corrupción no debe ser corrupta en sí misma. No debe ser una caza de brujas sino reflejar la integridad. Kenyatta y Odinga actuarán juntos para garantizar que no se utiliza la afiliación política para protegerse frente a acusaciones de corrupción", han subrayado.

En su comunicado conjunto, el presidente de Kenia y el líder opositor han anunciado la puesta en marcha un programa para conseguir los objetivos que ambos comparten. La iniciativa contará con una oficina y con asesores para ayudar a su desarrollo. Al frente de la oficina estarán Martin Kimani y Paul Mwangi.

TRABAJAR JUNTOS "COMO AMIGOS Y COMPRATRIOTAS"

Por último, los dos líderes políticos kenianos se han comprometido a trabajar juntos "como amigos y compatriotas" para "construir una Kenia unida y fuerte".

La reunión de Odinga y Kenyatta y su apuesta por trabajar juntos por el futuro del país ha sido criticada por el dirigente opositor Miguna Miguna, aliado de Odinga, por considerar que supone una "traición" a los opositores.

En un comunicado publicado en su página de Facebook, Miguna, que respaldó el acto simbólico de toma de posesión de Odinga en Nairobi, ha dicho que el líder opositor ha tomado una "decisión errática" que "traiciona" la lucha por una "justicia electoral".