El presidente de Polonia ofrece una disculpa por la campaña antisemita en el país en 1968

Andrzej Duda
REUTERS / KACPER PEMPEL - Archivo
Publicado 09/03/2018 21:10:53CET

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, se disculpó el jueves por la purga antisemita que tuvo lugar en el país en 1968, en lo que supone un aparente cambio en el discurso de un Gobierno que se negaba a acusar a la nación de complicidad con las atrocidades del nazismo.

Este mes se conmemora el 50º aniversario de la campaña antisemita que llevó a cabo el Gobierno comunista de Polonia contra los judíos, a los que acusaba de ser un colectivo desleal. Al menos 13.000 polacos judíos o con raíces judías fueron despojados de su nacionalidad y expulsados del país.

"Quiero decirles (a los familiares de los que fueron expulsados o asesinados): por favor perdonad, perdonad a la República de Polonia, perdonad a los polacos, perdonad a la Polonia de aquella época, por haber perpetrado un acto tan infame", declaró el presidente.

"Quiero recalcar que inclinamos nuestras cabezas con profundo pesar y yo, como presidente, lo hago ante aquellos que fueron expulsados y las familias de aquellos que fueron asesinados", agregó, según ha recogido el diario estadounidense 'The Washington Post'.

La disculpa de Duda fue compleja y, para muchos críticos, ni siquiera una disculpa real, ya que el mandatario dejó claro que el Gobierno comunista polaco fue el responsable y que los ciudadanos de hoy en día no tienen la obligación de sentirse avergonzados.

"La Polonia libre en la que vivimos y mi generación no tiene que soportar esa responsabilidad ni avergonzarse", dijo, en un acto celebrado en la Universidad de Varsovia.

Asimismo, Duda indicó que la comunidad judía "es ahora la élite de la Inteligencia pero en otros países" y "personas de gran éxito, respetadas, pero en otros países". "Qué vergüenza. Lo siento mucho", puntualizó.

Las declaraciones del mandatario se producen en el marco de la disputa diplomática entre Polonia e Israel por la polémica Ley del Holocausto, aprobada el mes pasado y que castiga con hasta tres años de cárcel el uso de la expresión "campos de la muerte polacos" para referirse a los campos de exterminio construidos por los nazis en este país.

En general, esta nueva ley pretende eximir a Polonia de cualquier responsabilidad histórica en el Holocausto y, por el contrario, enfatizar su papel de víctima del régimen de Adolf Hitler, dado que la nación europea estuvo bajo ocupación nazi desde 1939.

La votación ha provocado numerosas críticas en Israel, y los primeros ministros israelí y polaco, Benjamin Netanyahu y Mateudz Morawiecki, respectivamente, acordaron el 28 de enero iniciar un "diálogo inmediato" para resolver la crisis derivada del proyecto.

Pese a ello, Duda recalcó posteriormente que Varsovia "no puede dar marcha atrás" en el proyecto de ley, que fue condenado por los colectivos de judíos de Polonia, Israel y Estados Unidos.