El presidente Salé se muestra dispuesto a dimitir tras la firma del acuerdo de transición

El Presidente De Yemen, Abdulá Salé
© HO NEW / REUTERS
Actualizado 14/11/2011 23:52:17 CET

SANÁ, 14 Nov. (Reuters/EP) -

El presidente de Yemen, Alí Abdulá Salé, se ha mostrado dispuesto a dimitir en los 90 días posteriores a la firma de un acuerdo de transición propuesto por los países del Golfo y que lleva meses sin obtener un respaldo definitivo.

"Cuando se alcance un acuerdo por iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo, cuando se firme y se celebren elecciones, el presidente se irá", ha dicho Salé, en una entrevista a la televisión francesa Channel 24 y en la que ha vuelto a especular sobre su hipotética marcha, nueve meses después del inicio de las manifestaciones en su contra.

Salé ha asegurado que ha dado a su 'número dos', Abd-Rabbu Mansour Hadi, autoridad para negociar un pacto con la oposición. Si se logra, ha dicho, el plazo de su partida está ya "definido", en alusión a los "90 días" que se han barajado durante estos meses.

"Tengo 33 años de experiencia en el poder y conozco las dificultades. Sé los pros y los contras", ha añadido el mandatario yemení.

El presidente ha acusado a un país "pequeño y sin relevancia" de apoyar las protestas registradas en Yemen, en una aparente referencia a Qatar, sede de la cadena 'Al Yazira'. La televisión ha brindado una amplia cobertura a la 'primavera árabe' o, como la ha denominado Salé, la "anarquía árabe".

LLAMAMIENTO AL CONSENSO

Un representante de la oposición denunció el domingo que Salé está intentando boicotear la misión que encabeza el enviado de la ONU Jamal Benomar y que pretende poner en marcha la iniciativa del Golfo. El motivo, según esta fuente que no ha querido ser identificada, es que "Salé quiere preservar todos sus poderes ante la elección de un nuevo presidente".

Sin referirse a esta polémica, Benomar ha instado este lunes a todas las partes a alcanzar un acuerdo que resuelva "la crisis actual". "Me mantengo prácticamente en contacto diario con todas las partes políticas en Yemen y siguen los esfuerzos para alcanzar una solución pacífica", ha añadido.

Según el mecanismo planteado por el enviado de Naciones Unidas, el presidente de Yemen dimitiría inmediatamente, favorecería la formación de un Gobierno de unidad nacional de cara a celebrar elecciones y se crearía un nuevo órgano para la reestructuración de las Fuerzas Armadas.

Sobre una posible remodelación de las Fuerzas Armadas tras las divisiones surgidas por las protestas, Salé ha aclarado que "no tiene problema con esto", puesto que "el Ejército pertenece a la patria y no es una propiedad personal".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies