El presidente del Senado asegura que es "demasiado pronto" para hablar de la extensión de la ley marcial

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas
REUTERS
Publicado 02/06/2017 7:40:53CET

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Senado de Filipinas, Aquilino 'Koko' Pimentel ha asegurado este viernes que todavía es "demasiado pronto" para hablar de la posibilidad de extender la ley marcial, impuesta en la isla de Mindanao por el presidente, Rodrigo Duterte, por un período de 60 días.

"Sólo llevamos una semana de ley marcial en Mindanao. Es demasiado pronto para hablar sobre la extensión", ha señalado Pimentel en un mensaje enviado a la cadena filipina GMA, indicando que todavía se necesita "más tiempo".

Las declaraciones del presidente del Senado llegan poco después de que el propio Duterte advirtiera de que era comprensible que tuviera que necesitar "más tiempo" para acabar con la insurgencia en la isla.

"Teóricamente, la extensión (de la ley marcial) es posible", señaló, matizando que además lo permite la Constitución.

Duterte impuso la ley marcial por un período de 60 días en Mindanao después de que un enfrentamiento entre el grupo Maute, integrado por antiguos miembros de la guerrilla del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) y combatientes extranjeros, se saldara con cerca de una decena de soldados muertos en la ciudad de Marawi.

Este mismo miércoles, once soldados han muerto en Marawi por 'fuego amigo' después de que fueran alcanzados de forma initencionada por un ataque aéreo llevado a cabo por el Ejército filipino.

El enfrentamiento comenzó el pasado martes, mismo día que Maute secuestró a un sacerdote católico, a dos de sus ayudantes y a una decena de feligreses en la mencionada ciudad.

Marawi, con unos 200.000 habitantes, está asediada, principalmente, por integrantes de Maute en un aparente intento por esconder al líder del grupo insurgente Abú Sayyaf, Isnilon Hapilon, nombrado por el propio Estado Islámico 'emir' del grupo en el país del sudeste asiático.

Sin embargo, el Ejército ya controla, una semana después de que se iniciaran los combates --que han dejado cerca de un centenar de muertos--, la práctica totalidad de la ciudad.

Según el portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, las autoridades habrían recibido "información creíble" de que Hapilon se encontraba en Marawi con su "séquito", en referencia al grupo Maute.

El portavoz de la primera división de infantería del Ejército, Jo-Ar Herrera, aseguró el jueves que, según los datos de Inteligencia recibidos, Hapilon todavía sigue en la ciudad.

El presidente dijo el pasado mes de abril que Hapilon podría haber muerto en un bombardeo realizado el pasado mes de enero, cuando las Fuerzas Armadas anunciaron que 15 terroristas que acompañaban a Hapilon habían muerto en un bombardeo aéreo. Lorenzana confirmó entonces que el líder insurgente había resultado herido de gravedad.

Hapilon se encuentra además en la lista de más buscados del FBI por su papel en el secuestro de 17 filipinos y tres estadounidenses. Sobre él pesa una recompensa de cinco millones de dólares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies