El presidente serbobosnio prohíbe enseñar el asedio de Sarajevo y el genocidio de Srebrenica en las aulas

Publicado 06/06/2017 19:52:45CET

SARAJEVO, 6 Jun. (Reuters/EP) -

El líder serbio de Bosnia, Milorad Dodik, ha prohibido que se enseñe en las aulas el asedio de Sarajevo y del genocidio de Srebrenica, y ha negado por primera vez que las fuerzas serbias de Bosnia sitiaran y atacaran la capital durante años en la guerra de 1990.

Los principales líderes serbobosnios han negado siempre que la masacre en 1995 de más de 8.000 bosnios musulmanes en Srebrenica fuera un genocidio, a pesar de que dos tribunales internacionales lo hayan declarado como tal.

En el asedio de Sarajevo cientos de miles de personas fueron bombardeadas y fusiladas, sitiadas sin comida, agua ni electricidad durante casi cuatro años. Murieron más de 11.000 personas, incluidos 1.100 niños.

"Es imposible dar aquí los libros de texto que dicen que los serbobosnios cometieron un genocidio y asediaron Sarajevo", ha declarado Dodik, según han citado medios locales. "No es correcto y no será enseñado aquí", ha añadido.

Más de 20 años después de que la guerra enfrentara a serbobosnios, bosniocroatas y bosniacos o bosnios musulmanes, el país balcánico sigue dividido por etnias, y los estudiantes aprenden diferentes versiones de la historia.

Conforme a un acuerdo promovido por la comunidad internacional en 2002, las dos regiones de Bosnia, la República de Srpska y la Federación de Bosnia y Herzegovina, acordaron omitir la guerra de los libros de historia porque cada parte tenía una interpretación diferente.

Sin embargo, algunos textos de la parte bosnia sí incluyen referencias al asedio de Sarajevo y al genocidio de Srebrenica, que también pueden ser utilizados por los alumnos bosniacos en las 22 escuelas a las que acuden en la parte serbia. El ministro de Educación de Srpska, Dane Milosevic, dijo este fin de semana que prohibiría el uso de estos libros de texto.

La guerra de Bosnia se saldó con más de 100.000 personas asesinadas y dos millones de desplazados internos. Decenas de miles de bosniacos que fueron expulsados de sus hogares regresaron después de la guerra a lo que ahora es la región dominada por la mayoría serbia. Muchos protestan porque sus hijos son discriminados y no se les permite aprender su idioma e historia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies