El presidente de Sri Lanka suspende el Parlamento hasta el 8 de mayo

Contador
El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena
REUTERS / POOL NEW
Actualizado 12/04/2018 22:14:55 CET

COLOMBO, 12 (Reuters/EP)

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, ha suspendido este jueves el Parlamento hasta el próximo 8 de mayo, en medio de la crisis política que se ha desatado por la fractura entre los partidos que forman el Gobierno de la nación asiática.

"El presidente ha pospuesto el Parlamento hasta el 8 de mayo", ha dicho el portavoz presidencial, Austin Fernando, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters, sin dar mayores explicaciones sobre los motivos que han empujado a Sirisena a tomar esta decisión.

Un ministro ha señalado bajo condición de anonimato que la decisión "implica que todos los comités parlamentarios existentes quedarán caducados y habrá que nombrar nuevos comités cuando vuelva a reunirse el Parlamento".

Algunos de los principales comités parlamentarios, incluidos los que investigan a diversas empresas públicas, están encabezados por la oposición.

Este movimiento político se produce una semana después de que el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, superara una moción de censura por 122 votos en contra frente a 76 a favor. El Partido de la Libertad (SLFP), de Sirisena, acudió dividido y 16 de sus 42 diputados apoyaron la moción de censura.

Asimismo, cuatro ministros del SLPF presentaron su dimisión, lo que llevó al presidente a nombrar sustitutos de forma temporal para poder gestionar dichas carteras.

"Íbamos a cambiar de lado y sentarnos con la oposición el 19 de abril. Ahora lo haremos el 8 de mayo", ha dicho Lakshman Yapa Abeywardena, uno de los 16 parlamentarios que decidieron unirse a la oposición.

El Partido de Unidad Nacional (UNP), de Wickremesinghe, y el SLFP acordaron formar Gobierno tras las elecciones parlamentarias celebradas en agosto de 2015. Desde entonces, la formación de Sirisena se ha opuesto a varias reformas clave, lo que ha hecho tambalearse al Ejecutivo.

La oposición lanzó la cuestión de confianza con la intención, precisamente, de aprovechar la división en el seno del Gobierno.