El presidente de Sudáfrica modifica la ley de Zuma contra el tráfico de influencias

Cyril Ramaphosa
REUTERS / POOL NEW - Archivo
Publicado 23/03/2018 19:32:03CET

JOHANNESBURGO, 23 Mar. (Reuters/EP) -

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha modificado este viernes la norma de la ley sobre tráfico de influencias de su predecesor, Jacob Zuma, que no permitía su aplicación en las causas criminales.

La modificación legal forma parte de la estrategia de Ramaphosa, que entró al Ejecutivo en febrero, para hacer frente a la corrupción en el país.

Ramaphosa ha anunciado la eliminación de esta norma en respuesta al grupo Afriforum, que presentó una solicitud ante un tribunal sudafricano para anularla, tachándola de inconstitucional.

Zuma vivió en 2016 uno de los momentos que han marcado el declive de su carrera política, cuando el Tribunal Constitucional declaró contrario a la Carta Magna el gasto de varios millones de dólares de dinero público destinado a reformar su residencia en Nkandla.

El segundo caso que contribuyó al final de su mandato está relacionado con un contrato multimillonario de armamento firmado en 1999 y por el que la Fiscalía presentó cargos por corrupción en su contra y los retiró en 2005, antes de que se convirtiera en candidato presidencial con el ANC y ganara los comicios de 2009.

En 2016, la justicia ordenó que se reactivaran los cargos por corrupción en su contra por ese contrato, una decisión que el expresidente sudafricano recurrió en los tribunales.

El último caso que le salpicó fue la investigación de la oficina del Defensor del Pueblo, que en 2017 ordenó la apertura de una comisión judicial para indagar sobre las relaciones de Zuma con los Gupta, una familia adinerada que podría haber influido en sus decisiones y nombramientos a cambio de apoyarle.

Ramaphosa, antiguo líder sindical y vicepresidente del país, asumió las riendas de Sudáfrica con un discurso aplaudido en términos generales por los distintos partidos y en el que abogaba por una "transformación económica radical", aunque para ello fuesen necesario tomar "decisiones duras".