Los presidentes de Polonia e Israel muestran unidad en el Día Internacional de la Memoria del Holocausto

Publicado 13/04/2018 2:14:05CET

OSWIECIM (POLONIA), 13 Abr. (Reuters/EP) -

El presidente polaco, Andrzej Duda, y su homólogo israelí, Reuven Rivlin, han visitado este jueves el campo de concentración de Auschwitz, dejando de lado sus diferencias sobre una nueva ley que criminaliza que se vincule al país con los crímenes de la Alemania Nazi en el Holocausto.

Duda y Rivlin se han unido a cerca de 15.000 personas, en su mayoría jóvenes judíos de todo el mundo y algunos supervivientes del campo, en una marcha de tres kilómetros.

La muestra de unidad en el Día Internacional de la Memoria del Holocausto podría suavizar las tensiones diplomáticas causadas por la ley que el partido gobernante en Polonia, el PiS, asegura que es necesaria para defender el honor polaco, pero que según Israel podría criminalizar la investigación sobre el papel que algunos polacos jugaron en los crímenes de guerra.

Durante una rueda de prensa conjunta Rivlin ha señalado que Israel respetaba lo que llamó los esfuerzos de búsqueda del alma de Polonia. "Pero tampoco estamos de acuerdo. Exigimos que Polonia sea responsable de la exhaustividad de la investigación sobre el Holocausto", ha aseverado.

Por su parte, Duda ha afirmado que la intención de Polonia no era restringir el recuerdo del Holocausto. "Por el contrario, queremos defender la verdad histórica... incluidos aquellos elementos que son difíciles para polacos", ha manifestado. "Pero nunca hubo una enemistad sistémica hacia los judíos", ha añadido.

Más de 3 millones de los 3,2 millones de judíos de Polonia fueron asesinados por los nazis, lo que representa aproximadamente la mitad de los judíos asesinados en el Holocausto. Además, miles de polacos arriesgaron sus vidas para proteger a sus vecinos judíos. Sin embargo, según las últimas investigaciones, miles de polacos participaron en las atrocidades nazis, un desafío a la narrativa nacional de que el país fue únicamente una víctima.

Los críticos del Gobierno acusan al PiS de politizar la Segunda Guerra Mundial para construir un sentimiento nacionalista de agravio entre los polacos.

Contador