El primer ministro de Camboya rechaza dialogar con el exlíder opositor Sam Rainsy

El primer ministro de Camboya, Hun Sen
REUTERS / PRING SAMRANG - Archivo
Publicado 05/03/2018 11:01:38CET

NOM PEN, 5 Mar. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, ha rechazado este lunes la posibilidad de iniciar una ronda de conversaciones con el exlíder opositor Sam Rainsy para tratar de poner fin a la crisis política derivada de la disolución de su formación, el Partido de Rescate Nacional de Camboya (CNRP).

Este lunes, Hun Sen ha recalcado en un discurso que no está dispuesto a comenzar una ronda de conversaciones con Sam Rainsy por el pasado criminal de su rival. "Estoy predispuesto a hablar sobre política, pero debe quedar claro que aquellos que tienen que enfrentarse a distintos juicios no tienen ningún derecho a hablar conmigo", ha subrayado el 'premier'.

La polémica comenzó el fin de semana. El viernes, Hun Sen declaró que estaba dispuesto a iniciar una ronda de conversaciones para acabar con la crisis política, pero que no negociaría para cambiar las sentencias interpuestas contra líderes opositores.

El domingo, en lo que fueron sus primeras declaraciones sobre el tema desde la prohibición del Tribunal Supremo, Sam Rainsy escribió que valoraba "organizar un encuentro con el Ejecutivo de Hun Sen para hallar una solución pacífica, una solución aceptable para ambos bandos y con garantías internacionales".

Ese mismo día, un portavoz de la formación de Hun Sen, el Partido del Pueblo de Camboya, destacó que la propuesta de Sam Rainsy no era seria. "No puede hacer otra cosa", declaró Sok Eysan. "La cultura del diálogo está muerta y Rainsy tiene que ir a prisión por los crímenes que ha cometido", añadió Eysan.

En noviembre, el Tribunal Supremo ordenó la disolución del CNRP por petición del Gobierno de Hun Sen, que defendió que la formación opositora había estado planeando hacerse con el poder con la ayuda de Estados Unidos, algo que tanto el CNRP como Estados Unidos han negado.

La disolución del partido opositor tuvo lugar después de que se produjera el arresto del líder opositor Kem Sokha, al que también se acusa de planear hacerse con el poder en el país con la ayuda de Estados Unidos. Esta acusación se presentó por el éxito del CNRP en las elecciones de julio, según Kem Sokha.

Sam Rainsy renunció al cargo de presidente del CNRP en 2017, pero continúa siendo uno de los críticos más visibles del Gobierno. Rainsy vive en Francia desde 2015 para evitar una serie de condenas que él dice que están motivadas políticamente.

Los países occidentales han criticado a Hun Sen por la disolución del CNRP y el arresto de Kem Sokha ante las próximas elecciones generales. El Gobierno de Hun Sen y de sus aliados han atacado organismos no gubernamentales, legisladores de la oposición y medios independientes.