El primer ministro chino busca restablecer la confianza con India en su primer viaje al extranjero

Actualizado 20/05/2013 13:50:53 CET

NUEVA DELHI, 20 May. (Reuters/EP) -

El primer ministro chino, Li Keqiang, busca restaurar la confianza con India en su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo en marzo, que se produce precisamente semanas después de una disputa militar entre los dos gigantes asiáticos en su mal definida frontera en la cordillera del Himalaya.

El 'número dos' del régimen chino ha ofrecido a India un "apretón de manos desde ambos lados del Himalaya" en un editorial publicado este lunes en el diario 'The Hindu' y ha defendido que los dos países emergentes pueden convertirse en un nuevo motor para la economía mundial.

China e India mantienen una disputa sobre algunas zonas de sus 4.000 kilómetros de frontera común y han mantenido varios pero intentos enfrentamientos en los últimos 50 años a raíz de ello. Sin embargo, en las últimas décadas no ha habido ningún tiroteo pero la disputa impide mejorar las relaciones económicas entre los dos países más poblados del mundo.

El editorial forma parte de una campaña mediática aparentemente destinada a enfriar el malestar de los indios hacia China tras la disputa de tres semanas sobre una llanura del Himalaya que terminó el pasado 3 de mayo.

En un discurso improvisado tras la ceremonia de bienvenida oficial en el palacio presidencial de era colonial en India este lunes, un relajado Li ha dicho, en compañía de su homólogo indio, Manmohan Singh, que quiere aprovechar este viaje para forjar confianza y cooperación entre los dos países.

"La paz mundial y la estabilidad regional no pueden ser una realidad sin confianza estratégica mutua entre India y China. Y del mismo modo, el desarrollo y prosperidad del mundo no puede ser una realidad sin la cooperación y desarrollo simultáneo de China e India", ha subrayado.

Ambos dirigentes mantuvieron una reunión a puerta cerrada este domingo, poco después de que Li llegara a Nueva Delhi. Singh le dijo a Li que las fricciones sobre la frontera podrían afectar a las relaciones y presionó a su homólogo para que haga más para corregir la balanza comercial que ha dejado un déficit de 29.000 millones de dólares a favor de China.

Durante el encuentro también se abordó la cuestión del Dalai Lama, el líder espiritual del Tíbet al que China considera un separatista y que vive exiliado en el norte de India. Nueva Delhi reiteró su postura de que el Dalai Lama es un líder religioso y espiritual, ha informado un alto cargo gubernamental indio.

Precisamente, este lunes un manifestante ha conseguido evitar las fuertes medidas de seguridad para mostrar una pancarta en la que se podía leer "el Tíbet será libre" delante del hotel en el que Li se encuentra alojado en Nueva Delhi.