El primer ministro malasio anuncia la disolución del Parlamento

Najib Razak, primer ministro de Malasia
REUTERS/JORGE SILVA - Archivo
Actualizado 06/04/2018 10:17:16 CET

KUALA LUMPUR, 6 (Reuters/EP)

El primer ministro de Malasia, Nayib Razak, ha anunciado este viernes la disolución del Parlamento, una medida que habilita un plazo de 60 días para la convocatoria de unas elecciones anticipadas en las que el partido gubernamental podría afrontar el mayor reto de las últimas décadas para conseguir imponerse en las urnas.

Nayib está afrontando una creciente presión para que se someta a unas elecciones en las que confirme el dominio de la coalición gobernante Barisan Nacional (BN), tras verse salpicado por un escándalo de malversación con el fondo estatal 1MDB.

A pesar del escándalo por el fondo y de los fallos de gestión del Gobierno, la coalición de Nayib todavía parte como favorita para ganar las elecciones aunque podría sufrir una importante pérdida de escaños frente a la oposición, lo que podría llevar a cuestionar el liderazgo del actual primer ministro en el seno de su partido, la Organización Nacional Malayos Unidos (UMNO).

Una vez aprobada la disolución del Parlamento por parte de Nayib, la Comisión Electoral se reunirá en los próximos días para establecer las fechas de nominación de candidatos y los comicios deberán convocarse en el plazo de 60 días después de la disolución parlamentaria, con un mínimo de once días de campaña electoral.

Malasia cuenta con cerca de catorce millones de electores registrados y las elecciones suelen completarse en una única jornada electoral, con el anuncio de los resultados al día siguiente.

El país asiático tiene un sistema parlamentario basado en el británico desde que se independizó de Reino Unido en 1957 y que establece que el Gobierno es elegido por una mayoría simple de votos de los diputados.

La coalición liderada por el partido de Nayib ha ganado todas las elecciones desde que el país se independizó. Esta alianza incluye a partidos que representan a los tres principales grupos étnicos: los malayos, que son la mayoría de la población y son principalmente musulmanes, y los de etnia china e india.

La oposición ha acusado al Gobierno de estar manipulando los distritos electorales, de fraude y de estar haciendo propaganda electoral mediante los medios de comunicación estatales para garantizarse la victoria en todas las elecciones. Los críticos con el Ejecutivo denuncian también que la Comisión Electoral favorece al partido del Gobierno, una acusación que el organismo ha negado en repetidas veces.

Las elecciones legislativas en Malasia eligen a los titulares de los 222 escaños de la Cámara Baja del Parlamento, conocida como Dewan Rakyat. En los últimos comicios, el partido de Nayib logró 133 escaños aunque perdió en voto popular.

La coalición de oposición confía en poder derrocar al Gobierno haciéndose con al menos 112 escaños, lo que le permitiría formar gobierno. Los 70 miembros de la Cámara Alta del Parlamento, conocida como Dewan Negara, no son elegidos en unos comicios.

La oposición se ha quejado de las dos últimas decisiones adoptadas por el Gobierno para aumentar las posibilidades de Nayib de imponerse en los comicios. La semana pasada, el Parlamento aprobó un plan para reconfigurar las circunscripciones que corresponden a más de un tercio de los escaños, unos cambios que los opositores creen que buscan beneficiar al actual primer ministro.

El lunes, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe las noticias falsas y establece penas de hasta seis años de prisión para quienes incumplan esa legislación.

Contador