La primera ministra de Polonia no aceptará "ultimátums de la UE": "Por encima de todo, soy polaca"

Publicado 20/05/2016 15:21:15CET

VARSOVIA, 20 May. (Reuters/EP) -

La primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, ha reaccionado con contundencia al anuncio de la Comisión Europea por el que investigará al gobierno de Varsovia sobre una supuesta violación del derecho comunitario al cambiar el proceso decisorio del Tribunal Constitucional, y ha declarado que su país "no aceptará ultimátums de la Unión Europea".

"Jamás permitiremos que nadie nos imponga su voluntad. Soy la primera ministra del Gobierno polaco y la opinión de mis compatriotas es y siempre será suprema. Soy europea, pero por encima de todo, soy polaca".

La Comisión Europea aplicó en enero por vez primera a Polonia su nuevo marco de control sobre la aplicación del derecho comunitario en la Unión Europea al pedir explicaciones al Partido Ley y Justicia sobre sus últimas decisiones.

La decisión fue tomada este miércoles de manera colegiada por los comisarios del Ejecutivo comunitario, quienes han dado luz verde al vicepresidente primero, Frans Timmermans, para adoptar un dictamen sobre la situación en Polonia el próximo día 23.

A lo largo de este año, Bruselas ha expresado en repetidas ocasiones su "grave preocupación" por las polémicas reformas impulsadas por el Gobierno para aumentar su control sobre los medios y sobre el Constitucional.

Si se da ese paso, Varsovia tendrá dos semanas para presentar sus observaciones a la opinión de Timmermans y avanzar en el diálogo estructurado entre las partes para corregir los problemas detectados, o Bruselas avanzará en el proceso y hará pública una recomendación.

Ello marcaría el inicio del camino para activar el artículo 7 del Tratado --con el apoyo necesario de la Eurocámara y de al menos diez Estados miembros--, que permitiría suspender el derecho a voto de un Estado miembro, si así lo deciden por unanimidad sus socios del bloque.

Se trata de un procedimiento del que la Unión Europea no ha hecho uso nunca hasta ahora y que fue pensado para responder únicamente a una amenaza "grave y persistente" para los valores comunes de la UE.

Para evitar este proceso, el Ejecutivo comunitario ha pedido al Gobierno del Partido de Ley y Justicia (PiS) que muestre de aquí al lunes "avances notables" para calmar las "preocupaciones" que Bruselas ha expresado en los meses de contactos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies