El principal sindicato de Italia amenaza con iniciar protestas contra la reforma laboral de Renzi

 

El principal sindicato de Italia amenaza con iniciar protestas contra la reforma laboral de Renzi

Actualizado 03/07/2015 23:19:36 CET

ROMA, 29 Sep. (Reuters/EP) -

La líder de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL, por sus siglas en italiano), Susanna Camusso, ha amenazado este lunes con poner en marcha protestas contra la reforma del mercado laboral que propone el primer ministro del país, Matteo Renzi.

"El CGIL está preparado para ir a la huelga", ha dicho después de reunirse con los líderes de los otros dos sindicatos principales del país, la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores (CSIL, por sus siglas en italiano) y la Unión Italiana del Trabajo (UIL, por sus siglas en italiano).

Estas amenazas coinciden con las lanzadas cuando el borrador de la ley llegó al Parlameto y responden a la próxima reunión que va a mantener el partido de Renzi, el Partido Democrático, en la que el primer ministro buscará el apoyo de los diputados de izquierda de la formación.

Renzi, cuya credibilidad depende de esta reforma, se enfrenta a una división en su partido, donde la izquierda y los tradicionalistas le acusan de hacer con esto una concesión a la Unión Europea, que le presiona para que lleva a cabo reformas económicas tangibles.

Una de las prioridades del primer ministro es la creación de empleo, una de sus promesas electorales, marcada además por tres años de contracción económica y niveles de desempleo nunca vistos desde 1970 en Italia.

Ante esta situación, la propuesta de Renzi consiste en reemplazar los contratos de corta duración por un sistema más simple en el que la protección para cada trabajador vaya aparejada a la antigüedad, dejando a las empresas libertad para despedir a los empleados en los primeros años del trabajo.

PROTEGER A LOS QUE NO TIENEN PROTECCIÓN

"Debemos proteger a la gente que no tiene protección sin dejar de lado las garantías de nadie", ha declarado el secretario de la UIL, Luigi Angeletti. Los sindicatos alegan que, en vez de fragmentar el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, la nueva reforma laboral debería extenderse a todos los trabajadores.

Dicho artículo garantiza que los empleados que sean despedidos sin una justificación apropiada deben ser readmitidos, algo que sólo se aplica a los contratos de jornada completa en las grandes compañías.

Los efectos que esta reforma laboral tendrá realmente en Italia, un país donde el número de contratos de corta duración e inseguros es muy elevado, son difíciles de predecir.

Mientras los sindicatos aseguran que esta medida hará poco por la creación de trabajo en la tercera recesión que sufre la economía italiana, Renzi considera que las medidas existentes, además de ser injustas para los trabajadores sin protección, disuaden a los inversores extranjeros.

Italia cerró el pasado ejercicio con una tasa de empleo por debajo de los 60 puntos porcentuales, lo que le sitúa muy por debajo de otros países en condiciones similares de la Unión Europea, como Grecia, Croacia o España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies