La proporción de mujeres parlamentarias apenas crece en el último año

Parlamento de Líbano
REUTERS / MOHAMED AZAKIR - Archivo
Publicado 05/03/2018 12:45:37CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La representatividad de las mujeres en la política de primer nivel sigue siendo una tarea pendiente para los parlamentos de la gran parte del mundo, como lo demuestra un informe de la Unión Interparlamentaria que recoge un crecimiento de apenas una décima en la proporción de mujeres diputadas y senadoras.

Senegal, con un 41, 8 por ciento, y Noruega, con 41,4 por ciento, fueron los dos países que proporcionalmente más mujeres eligieron para ocupar escaños en el último año. El mayor aumento, sin embargo, correspondió a Francia, que alcanzó el 38,8 por ciento y figura en tercer lugar.

Papúa Nueva Guinea y Micronesia no eligieron a ninguna mujer para el Parlamento, a pesar de que en el primero de estos países hay 106 asientos disponibles. Liechtenstein, con una caída de 8 puntos, e Islandia, con 9,5 puntos menos, registraron las mayores caídas a nivel de representatividad.

A nivel global, solo un 23,4 por ciento de los legisladores son mujeres, apenas una décima más de lo recogido en el estudio anterior de la Unión Interparlamentaria. Todo ello pese a que la cantidad de mujeres que aspiraban a un escaño sí que aumentó de forma considerable, en concreto 4,8 puntos --hasta el 27,1 por ciento del total de aspirantes--.

La Unión Interparlamentaria ha atribuido esta subida al cada vez más común establecimiento de cuotas para la elaboración de las listas electorales.

ONU Mujeres advierte de que menos de la mitad de los países han adoptado este tipo de medidas, a pesar de que considera esta y otras medidas "temporales" como "eficaces" para favorecer la igualdad de género también en el ámbito de la toma de decisiones políticas.

DECEPCIONANTE

El secretario general de la Unión Interparlamentaria, Martin Chu, ha calificado de "decepcionantes" los datos del último año y ha recordado que "es de vital importancia que las mujeres formen parte de las instituciones en que se adoptan las decisiones".

"Es fundamental, no solo para la igualdad de género, sino también para la democracia y para la legitimidad de sus procesos", ha reclamado Chu.