Protestas en Jordania por el alza de precios de combustible y electricidad

Actualizado 18/05/2012 11:00:16 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Activistas jordanos han convocado manifestaciones este viernes en múltiples localidades del país contra el alza prevista en los precios del combustible y la electricidad, según ha informado el diario 'Jordan Times'.

Los grupos islamistas e izquierdistas se unirán a las protestas en la capital, Amán, con el objetivo de mostrar su descontento con las medidas planeadas por el Gobierno para elevar los precios de los mencionados productos. En este sentido, han asegurado que éstas supondrán una "carga" para los ciudadanos "que ya se enfrentan a difíciles condiciones de vida".

Los seguidores de Hermanos Musulmanes saldrán a la calle tras los rezos de mediodía, según ha informado el grupo a través de un comunicado. La organización ha señalado que las medidas propuestas por el Ejecutivo "representan una amenaza" para la estabilidad del país.

Por su parte, activistas izquierdistas e independientes han convocado un 'Día de la Ira' --a imagen de las manifestaciones masivas que han tenido lugar en varios países árabes en el marco de la Primavera Árabe-- en las regiones del sur del país.

El Movimiento Joven Popular Karak, que ha convocado marchas en Maan, Karak, Tafileh y Salt, ha señalado que las protestas son "un mensaje", ya que "tras un año de manifestaciones, concentraciones y sentadas, el Ejecutivo ha fracasado a la hora de revertir las injustas políticas económicas".

"Hemos estado protestando semana tras semana durante meses para pedir al Estado que combata la corrupción y detenga la venta de nuestros recursos naturales", ha dicho el portavoz del grupo, Muaz Btoush. "Sin embargo, la corrupción continúa, el Estado sigue vendiendo nuestra tierra. Ahora la gente está pagando el precio", ha subrayado.

Las medidas fueron anunciadas por el primer ministro, Fayez al Tarawné, quien describió la situación como "mucho peor de lo esperado" cuando llegó al cargo hace apenas unas semanas. La medida más controvertida es el aumento de los precios de la electricidad entre un diez y un 40 por ciento, dependiendo de los sectores.

Los comerciantes han advertido contra la medida y han señalado que el alza de precios provocará un aumento del 15 por ciento en los productos básicos. Asimismo, las industrias han advertido de que, con las nuevas tarifas, se producirán "miles" de despidos para compensar las pérdidas.

Al Tarawné llegó al cargo el 26 de abril después de que Awn Jasawné presentara su dimisión tras seis meses al frente del Ejecutivo. Al Tawarné, cuarto primer ministro en catorce meses, ya ocupó el cargo durante varios meses entre 1998 y 1999, cuando Abdalá II asumió el trono tras la muerte de su padre.