¿Pueden los líderes religiosos ser nuestros mejores aliados para acabar con el matrimonio infantil?

Contador
Una novia india cubre su cara
REUTERS / RUPAK DE CHOWDHURI
 
Actualizado 30/10/2017 13:09:42 CET

LONDRES, 28 Oct. (Por Julie Rialet, Girls Not Brides) -

Una suposición que a menudo tenemos que desmentir, aquí en Girls Not Brides, es que el matrimonio infantil es un problema religioso. No lo es.

Níger e Indonesia, dos países de mayoría musulmana, tienen unas tasas de matrimonio infantil muy diferentes: 76 por ciento y 14 por ciento respectivamente. República Centroafricana (RCA) y México, donde la mayoría de la población es cristiana, también: 68 por ciento frente a 23 por ciento. E India, un país de mayoría hindú, cuenta con el mayor número de niñas casadas en el mundo.

El matrimonio infantil no depende de la religión pero la religión es importante para millones de personas. Casi el 80 por ciento de la población mundial profesa una creencia religiosa. Así que, ¿y si comenzamos a ver a los líderes religiosos como un activo para abordar el matrimonio infantil, no como un obstáculo?

EL PODER DE LOS LÍDERES RELIGIOSOS

Los líderes religiosos son figuras respetadas en sus comunidades y a menudo son quienes prescriben qué conductas son aceptables. Una mujer de una comunidad religiosa de Zimbabue explica: "Los líderes religiosos son considerados los líderes morales y la gente acude a ellos, como modelos. La gente les cree y les sigue. Intentan imitar cómo se comportan".

Los líderes religiosos desempeñan muchos papeles. Realizan y registran los matrimonios religiosos. En algunos países, incluso influyen en el modo en el que se elaboran las leyes matrimoniales y se aplican.

La gente acude a su líder local para pedir mediación y asesoramiento, y escucha sus enseñanzas en los sermones semanales. Esto da a los líderes religiosos muchas oportunidades de hablar con las familias sobre el valor de las niñas más allá del matrimonio y la maternidad.

LÍDERES RELIGIOSOS EN ACCIÓN

Actualmente hay muchos líderes religiosos en los que inspirarse en todo el mundo. En Indonesia, emitieron una fatua contra el matrimonio infantil e instaron al Gobierno a elevar la edad de matrimonio a los 18 años.

Líderes religiosos en Nepal ayudaron a elaborar la estrategia nacional para acabar con el matrimonio infantil. Hace unos años, un red interreligiosa también lideró una campaña pública contra esta práctica.

El liderazgo religioso también se produce en círculos académicos. En Egipto, la Universidad de Al Azhar y UNICEF han analizado cómo la protección y el desarrollo de los niños es central para el islam. Su manual se basa en versículos del Corán, 'hadices' y 'sunnas' para ofrecer una guía sobre los derechos de los niños.

Sin olvidar al arzobispo Desmond Tutu, cofundador de Girls Not Brides, que ha sido uno de los promotores del movimiento para acabar con el matrimonio infantil: "He decidido darlo todo en la lucha para acabar con el matrimonio infantil, con el mismo compromiso que di para combatir el apartheid".

TRABAJAR CON LÍDERES RELIGIOSOS NO ES FÁCIL

- Los textos religiosos están abiertos a la interpretación, lo que puede usarse para condonar el matrimonio infantil.

- Las costumbres y las leyes religiosas a menudo permiten casarse a edad temprana. En Líbano, por ejemplo, las niñas chiíes pueden casarse a los 9, las católicas a los 14 y las israelíes a los 12.

- La deferencia a las costumbres religiosas por encima de los derechos a la protección de las niñas ha frenado el progreso. En 2016 en Pakistán, el Consejo de la Ideología Islámica pidió la retirada de una ley para elevar la edad mínima para contraer matrimonio, considerándola blasfemia. En Estados Unidos, el gobernador de Nueva Jersey declinó promulgar una ley prohibiendo por completo el matrimonio infantil, argumentando que entraría en conflicto con las costumbres religiosas.

- El panorama religioso puede ser complejo, lo que dificulta entender a quién acudir.

- Los líderes religiosos son tan respetados que intentar enseñarles puede ser mal visto, especialmente cuando eres considerado como un forastero.

PERO ES POSIBLE

Los activistas han visto lo poderosa que puede ser la voz de los líderes religiosos. Aquí están algunas de las lecciones aprendidas.

- Conoce tu contexto. Cuando el matrimonio infantil es frecuente, ¿están los líderes religiosos influyendo en las decisiones matrimoniales? Si no es así, trabajar con ellos podría no ser efectivo. Si lo están, saber quién tiene el poder y cómo comenzar una discusión es clave.

- Identifica cómo llegar a los líderes religiosos e implicarlos desde el principio. En Zimbabue, una organización encabezada por jóvenes trabajó con clubes juveniles y escuelas para identificar a los líderes correctos.

Una organización yemení se asoció con un ministerio para llegar a los imanes en la región. Una organización comunitaria en India se reunió con los líderes religiosos locales para pedirles que identificaran las cuestiones que les preocupaban. Una vez que tienes ese contacto, implica a los líderes religiosos en tus programas.

- Da margen para un diálogo abierto y respetuoso. Muchas organizaciones realizan talleres para discutir los perjuicios del matrimonio infantil, exploran cómo pueden apoyar los textos religiosos los derechos de los niños, y animan a los líderes religiosos a no registrar matrimonios infantiles. Avergonzar no trae el cambio. El diálogo sí.

Un activista de Senegal explica: "La mayoría de los líderes religiosos no quieren hacer algo por su cuenta. Algunos líderes religiosos que emprendieron acciones por su cuenta se enfrentaron a una reacción negativa en sus comunidades. Reunir a los líderes en un seminario les ayuda con ello".

- Desarrolla mensajes que signifiquen algo para ellos. No existe un argumento único que convenza a todos los líderes religiosos de la necesidad de acabar con el matrimonio infantil. Algunos se centran en el impacto en la salud. Otros encontrarán el ángulo religioso más efectivo, en cuyo caso, asegúrate de que conoces bien las escrituras.

Depender de las convenciones internacionales sobre el matrimonio infantil podría no ayudar. Hemos escuchado de nuestros miembros en Nigeria que, en uno de sus talleres, algunos líderes musulmanes se negaron a pedir una edad mínima para casarse, rechazando las convenciones internacionales como un producto de Occidente.

- Y lo que es más importante, ¡sé paciente! El cambio social lleva
tiempo. Habrá obstáculos en el camino. Puede ser duro trabajar con
los líderes religiosos pero, con la influencia que tienen, pueden
cambiar las vidas de las niñas para mejor.

Para más recursos sobre cómo trabajar con líderes religiosos, pinche
aquí

Girls Not Brides es una alianza global de más de 800 organizaciones
de la sociedad civil en 95 países comprometida con acabar con el
matrimonio infantil y permitir que las niñas desarrollen su potencial.

((Este artículo fue publicado originalmente aquí))

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies