Putin ordena reforzar la seguridad en los centros comerciales tras el incendio en Kemerovo

El presidente de Rusia, Vladimir Putin
REUTERS / SPUTNIK PHOTO AGENCY
Publicado 28/03/2018 16:39:08CET

MOSCÚ, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha ordenado este miércoles reforzar la seguridad en los centros comerciales del país, después de que 64 personas, la mayoría niños, murieran en el incendio declarado el pasado fin de semana en un centro comercial de la localidad rusa de Kemerovo.

"Es necesario analizar la actividad de los centros comerciales de ese tipo", ha dicho Putin en el marco de una reunión sobre asuntos económicos. El jefe de Estado ha encargado al primer ministro, Dimitri Medvedev, que garantice que la seguridad no es meramente "simbólica", aunque no ha dado instrucciones detalladas.

A raíz de este suceso, el Ministerio de Emergencias de Rusia ha comenzado a inspeccionar los centros comerciales con zonas recreativas para confirmar que cumplen las medidas de seguridad dictadas por las normas vigentes, según un comunicado recogido por la agencia de noticias Sputnik.

De acuerdo con el comunicado, la revisión se centra en "los sistemas de alarma y extinción de incendios, las salidas de emergencia y la disponibilidad de los medios para apagar el fuego", así como en la preparación del personal de seguridad de los centros comerciales.

Las inspecciones rutinarias se redujeron después de que algunos empresarios denunciaran que los funcionarios exigían pagos a cambio de dar su visto bueno. La corrupción y la negligencia se han convertido en el motor de renovadas protestas contra el Gobierno.

El martes se celebró una vigilia en Moscú a la que asistieron miles de personas, incluido el líder opositor Alexei Navalni. "Los sobornos matan niños" y "queremos una investigación real" eran algunos de los cánticos. También se escucharon gritos de dimisión contra Putin, que acaba de conseguir un nuevo mandato.

El incendio se produjo el domingo en el centro comercial Zimniaya Vishnia, en la ciudad siberiana de Kémerovo. Las llamas comenzaron en el piso superior, donde estaba la zona recreativa, y se fueron extendiendo a los niveles inferiores. En total, 64 personas murieron, entre ellas 41 niños, y más de 70 resultaron afectadas.

Los funerales han comenzado este miércoles, declarado día de luto nacional por Putin, que ha guardado un minuto de silencio en el arranque de dicha reunión en honor a las víctimas de Kemerovo. "Un gran dolor nos embarga a todos. No hay palabras para expresarlo", ha dicho el pastor ortodoxo que ha dirigido la ceremonia religiosa, citado por Reuters.

Contador