Rasmussen confía en que los aliados "puedan encontrar soluciones" si Hollande retira las tropas

Actualizado 11/05/2012 20:51:33 CET

BRUSELAS, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha confiado este viernes en que los aliados "puedan encontrar soluciones" si el presidente electo francés, François Hollande, finalmente cumple su promesa electoral de retirar este año las tropas galas de Afganistán, dos años antes de lo pactado entre los aliados y Kabul.

Rasmussen ha confirmado en rueda de prensa que este jueves mantuvo una conversación con el socialista para felicitarle por su victoria electoral y conversó "brevemente" sobre Afganistán con el próximo presidente galo. Ambos expresaron su deseo de "cooperar estrechamente" una vez Hollande tome posesión de su cargo el próximo 15 de mayo.

"Respeto plenamente que existe un proceso en Francia y no podemos dar respuestas precisas hasta que el nuevo presidente haya tomado posesión y haya presentado sus políticas exactas respecto a Afganistán u otras cuestiones ", ha explicado.

"Por eso hemos acordado continuar nuestro diálogo una vez que el nuevo presidente sea investido, por supuesto con vistas a encontrar soluciones en la cumbre de la OTAN de Chicago. Hasta que no tengamos una presentación de las políticas del nuevo presidente, creo que sería un poco prematuro dar respuestas. Confío en que podamos encontrar soluciones", ha explicado.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN esperan decidir en la cumbre que acogerá Chicago los próximos 20 y 21 de mayo las próximas fases en el proceso de relevo para que las fuerzas afganas asuman plenamente la responsabilidad de todo el país "a finales de 2014", tal y como pactaron en la cumbre de Lisboa en noviembre de 2010 los aliados.

De hecho, se espera que el presidente afgano, Hamid Karzai, anuncie en los próximos días los siguientes territorios que se pondrán bajo control afgano, aunque las fuerzas afganas no asumirán de forma "plena" dicho control hasta pasado un plazo medio de 12 y 18 meses. Los aliados estudian poner bajo control de las fuerzas afganas toda la provincia de Badghis, en el oeste del país y bajo responsabilidad española, aunque está por ver si el mandatario afgano la incluye finalmente, según fuentes aliadas.

"A lo largo del próximo año, según se consolide la transición y las fuerzas de seguridad afganas asuman la dirección de las operaciones de combate en todo el país, de manera creciente asumiremos un papel de apoyo. Pero ello incluirá apoyar a los afganos en el combate si es necesario", ha explicado Rasmussen.

En Chicago, también decidirán el tipo de apoyo que seguirán prestando a Afganistán más allá de 2014 y esperan perfilar sus contribuciones económicas para contribuir a sostener a largo plazo a las fuerzas afganas.

Se da por hecho que la Alianza mantendrá "una nueva misión" de entrenamiento sobre el terreno con "un nuevo papel para la OTAN", según ha confirmado Rasmussen, aunque varios países como Estados Unidos, Reino Unido y Australia apoyan mantener también fuerzas especiales sobre el terreno que puedan apoyar la lucha antiterrorista en caso necesario.

INVITACIONES A CHICAGO

Rasmussen ha avanzado que a la reunión que mantendrán sobre Afganistán los 50 países entre aportan tropas a la misión de la OTAN en el país asiático en Chicago, incluidos los 28 aliados, también se ha decidido invitar a países del Centro de Asica como Japón por su "significativa contribución financiera" al país, así como a otros países como a Rusia por su papel a la hora de facilitar el transporte de material no legal para las tropas internacionales a través de su territorio, aunque en este caso ha reconocido que todavía no han recibido "una respuesta sobre quién representará a Rusia", aunque "espera" que asistan.

El secretario general de la OTAN ha reconocido que los aliados todavía tienen que encontrar "una solución" con Pakistán después de que el país decidió cerrar la rutas de suministro para las tropas aliadas el pasado mes de noviembre en respuesta a la muerte de 24 de sus soldados en un ataque aéreo estadounidense en la frontera, un asunto que es "un motivo de gran preocupación" para los aliados, si bien no ha confirmado si finalmente se invitará o no a Pakistán a la cita de Chicago. También asistirán representantes de la UE, la ONU y el Banco Mundial.

Los jefes de Estado y de Gobierno también esperan en Chicago reforzar la colaboración con terceros países y organismos internacionales como la ONU y la UE para promover su cooperación a favor de la seguridad mundial. Se espera que en total más de 60 países y organizaciones participen en la cita.

Rasmussen ha avanzado que los aliados organizarán en la cita de Chicago un acto sobre "partenariados especiales" con terceros países muy implicados con la Alianza bien a nivel militar, político o económico, como Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur y también ha confirmado que invitarán a Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Marruecos, por sus contribuciones "significativas" a las operaciones de la OTAN, incluido en Libia.

Los aliados también esperan acordar en Chicago dar luz verde a una veintena de proyectos de colaboración multinacional para desarrollar las capacidades militares necesarias para las operaciones futuras como las capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, de mantenimiento de las existentes, logísticos y de entrenamiento. Rasmussen también espera que los aliados acuerden una mayor cooperación entre sus fuerzas especiales, reforzando los ejercicios conjuntos, entre otros, según han explicado fuentes aliadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies