Rasmussen ve "legitimidad" en una intervención militar que evite un "genocidio" por el Estado Islámico

Actualizado 05/07/2015 1:10:59 CET

BRUSELAS, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha afirmado este lunes que la comunidad internacional tiene legitimidad para una intervención militar contra el Estado Islámico porque, a su juicio, los asesinatos y otros ataques de este grupo en Siria e Irak se sitúan "muy cerca del genocidio".

"En mi opinión, sus ataques contra minorías religiosas y étnicas están muy cerca del genocidio. En mi opinión, esto da legitimidad a una operación militar dentro de los principios de la Carta de Naciones Unidas", ha declarado en un coloquio celebrado en Bruselas.

Rasmussen ha explicado su posición al considerar que sería "una especie de defensa propia", algo "permitido" por la Carta de Naciones Unidas, y ha recalcado que el Estado Islámico no solo supone una "amenaza" para la región, sino también para el resto del planeta.

En cuanto al papel de la OTAN en esta cuestión, Rasmussen ha indicado que "no ha recibido ninguna petición" del nuevo Gobierno iraquí para que se involucre en una operación contra el Estado Islámico, pero ha dejado claro que la Alianza está "preparada" para actuar si así fuera, al tiempo que se ha referido a la "responsabilidad" de la comunidad internacional de luchar contra este grupo.

Con todo, ha señalado que la OTAN "no está considerando" asumir un papel de liderazgo en la coalición que varios aliados, como Estados Unidos, están formando con países de la región para hacer frente al grupo terrorista, al que ha pedido que no se llame "Estado", "porque no es un Estado".

Rasmussen ha hecho estas declaraciones en un coloquio en el que ha hecho balance de sus cinco años como secretario general de la OTAN, cuando afronta el último mes en el cargo, con un discurso con el que ha pedido a los Aliados más "inversión en defensa y seguridad" para afrontar los nuevos retos.

LA INSEGURIDAD ES MUCHO MÁS CARA

"La seguridad tiene un coste, pero la inseguridad es mucho más cara. La libertad no es gratis", ha apuntado, después de advertir del "nuevo frente de batalla" abierto entre "la tolerancia y el fanatismo, entre la democracia y el totalitarismo".

El secretario general de la OTAN también se ha referido en su intervención a la crisis abierta con Rusia por su intervención en Ucrania, y ha afeado a Moscú que haya "rechazado los esfuerzos de compromiso" mostrados por los Aliados para construir una relación que respetara las preocupaciones rusas en materia de seguridad.

Así, ha lamentado que Rusia vea en la OTAN y en Occidente a un "adversario" y ha criticado que haya "pisoteado" los compromisos y reglas que han mantenido la paz en Europa desde el fin de la Guerra Fría.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies