Miles de armas son destruidas en RDC como parte del proceso de desmovilización de los grupos rebeldes

 

Miles de armas son destruidas en RDC como parte del proceso de desmovilización de los grupos rebeldes

Actualizado 22/05/2007 23:44:45 CET

BUNIA (RDC), 22 May. (EUROPA PRESS) -

Miles de armas y munición recogidas de los rebeldes desmovilizados han sido destruidas en la provincia de Ituri, situada en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), dentro del proceso de desarme que se está llevando a cabo en el país.

Las armas fueron recopiladas por la Misión de Naciones Unidas en RDC y las Fuerzas Armadas de este país africano durante los dos procesos de desmovilización, desde septiembre de 2004 a junio de 2005 y entre junio y septiembre de 2006.

Marie France Desjardins, una de las especialistas en la reducción de armas ligeras del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), opinó que este "es el signo del comienzo de la paz porque estas armas habrían matado gente", informa la agencia de noticias de Naciones Unidas, IRIN.

Miles de personas asistieron a la ceremonia de destrucción de armas en Bunia, la capital administrativa de Ituri, donde más de 55.000 municiones fueron también eliminadas. "Las municiones son destruidas en un horno especial para hacerlas explotar de un modo seguro", explicó Brian Lewis, el director del proyecto en RDC de la compañía sudafricana Mechem, que trabaja con el PNUD.

Según la Comisión Nacional de Desarme, más de 22.000 adultos de todos los grupos armados de Ituri han participado en el proceso de desmovilización. Al menos 100.000 armas, incluidos rifles Kalashnikov, han sido recopilados desde que comenzó este programa, así como 1.500 bombas, 1.000 minas, 4.300 recámaras de armas, 715.000 municiones y una gran cantidad de diferentes materiales militares, incluidas más de 600 radios.

Ex combatientes de los grupos rebeldes fueron invitados a la destrucción del armamento. "Las armas que utilizamos en Ituri no nos han ayudado. Nos hemos matado unos a otros. Es fácil destruir, pero difícil construir. Nuestros amigos que todavía están en el monte deberían abandonar sus armas", explicó en la ceremonia uno de los desmovilizados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies