Los rebeldes maoístas filipinos rechazan las condiciones previas para reanudar el diálogo de paz

Publicado 05/04/2018 8:57:18CET

MANILA, 5 Abr. (Reuters/EP) -

El fundador y líder del Partido Comunista de Filipinas (CPP), Jose Maria Sison, José María Sison, ha mostrado su apoyo al reinicio de las conversaciones de paz con el Gobierno de Manila pero ha dejado claro que los rebeldes maoístas no aceptarán condiciones previas para la reanudación del diálogo.

Sison, fundador y líder del CPP que ha estado viviendo en el exilio en Países Bajos desde finales de los años 80, ha subrayado que las dos partes pueden resolver cualquier diferencia durante las negociaciones de paz.

Duterte hizo campaña en 2016 con la promesa de poner fin a casi cerca de 50 años de rebelión maoísta que ha acabado con la vida de más de 40.000 personas mediante la consecución de una solución política pero decidió abandonar en diciembre las conversaciones de paz tras varios ataques de los rebeldes.

El miércoles, el presidente filipino ordenó a su Gobierno que trabajara para lograr una tregua que permita retomar las conversaciones de paz, sin que esté claro el motivo por el que ha cambiado de opinión.

"No debería haber condiciones previas para la reanudación de las conversaciones de paz", ha dicho el líder y fundador del CPP en una entrevista de radio, antes de añadir que las dos partes deberían llevar sus divergencias a la mesa de diálogo para poder resolverlas y "alcanzar acuerdos".

Por su parte, el asesor presidencial Jesus Dureza ha dicho en otra entrevista de radio que no debería haber ataques por parte de los dos bandos antes de que se retome el diálogo y que los rebeldes deberían abandonar sus prácticas de extorsión, todo ello con el objetivo de "favocer el entorno" para las conversaciones de paz.

El Nuevo Ejército del Pueblo ha atacado minas, plantaciones, empresas y construcciones y ha recabado el llamado impuesto "revolucionario" para financiar sus actividades. Harry Roque, el portavoz de la Presidencia de Filipinas, ha dicho que el mandatario quiere que los rebeldes abandonen sus planes de sumarse a una coalición de gobierno porque esa posibilidad no está en negociación.

Sison ha dicho que las dos partes deben cumplir los acuerdos previos y "retirar todos los obstáculos y trabas" para las negociaciones de paz. El Gobierno y el ala política de los comunistas, el Frente Democrático Nacional, han estado en negociaciones con interrupciones continuas desde 1986. Los acuerdo alcanzados anteriormente se han roto cuando el Gobierno ha arrestado a líderes rebeldes que participaban como asesores en las conversaciones de paz.

El general de Brigada Bienvenido Datuin, portavoz de las Fuerzas Armadas, ha asegurado que el Ejército seguirá apoyando la iniciativa de paz del Gobierno pero continuará cumpliendo su "misión" y su mandato de "proteger al pueblo y mantener la seguridad".