Los rebeldes rechazan el plan de paz que reinstauraría a Machar como vicepresidente de Sudán del Sur

Riek Machar
REUTERS / TIKSA NEGERI
Publicado 09/07/2018 14:02:45CET

YUBA, 9 Jul. (Reuters/EP) -

El grupo rebelde encabezado por Riek Machar ha rechazado este lunes el plan de paz para reinstaurarle en el cargo de vicepresidente argumentando que no diluye la base de poder del presidente, Salva Kiir, y que por lo tanto no es suficiente.

El acuerdo fue alcanzado en Uganda tras unas conversaciones entre Kiir y Machar mediadas por el presidente ugandés, Yoweri Museveni, y sus resultados fueron anunciados el domingo por la Presidencia sursudanesa.

El acuerdo de paz comprende la formación de un nuevo Ejecutivo con cuatro vicepresidentes: los dos vicepresidentes actuales, además de Machar, quien asumirá el cargo de primer vicepresidente, y luego el cuarto puesto se asignará a una mujer de la oposición.

Sin embargo, el viceportavoz del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPML-IO), Puok Both Bualang, ha resaltado que los rebeldes deberían poder nombrar a dos de los cuatro vicepresidentes.

"La propuesta de Kampala es como todas las otras propuestas presentadas previamente en Adís Abeba. Hemos rechazado la propuesta de Kampala y presentado nuestra posición como respuesta", ha dicho.

"No nos quedaremos solo con el puesto de vicepresidente primero en esta negociación. Nos estamos centrando en asuntos estructurales e institucionales para limitar el régimen de Kiir en el Ejecutivo y el Parlamento", ha agregado.

El anuncio fue realizado al hilo de un importante acuerdo entre ambas partes en materia de seguridad. Los acuerdos de seguridad son complejos y comprenden cuatro ámbitos: la determinación de las áreas desmilitarizadas; las modalidades de acantonamiento de las tropas; el calendario para la unificación de fuerzas y el número de representantes de las partes en el Comité Conjunto de Seguridad para la Transición.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Sudán, Al Dirdiri Mohamed Ahmed, anunció el domingo que las conversaciones en Jartum sobre la aplicación del acuerdo de paz serían prorrogadas tres días, tal y como regió el portal local de noticias Sudan Tribune.

El mes pasado, Kiir firmó el acuerdo marco con el líder rebelde Machar en Jartum, allanando el camino para las conversaciones hacia un tratado completo.

Los rebeldes, sin embargo, rechazaron algunos elementos del acuerdo y ambas partes se acusaron mutuamente de violar la tregua, intercambiando la culpa por los ataques que han matado a 18 civiles.

Los combates en Sudán del Sur han desarraigado alrededor de una cuarta parte de sus 12 millones de habitantes, destruyeron la producción de petróleo y han arruinado una economía ya de por sí muy empobrecida.