Los rebeldes sirios que luchan sobre el terreno serán los mejor representados en la delegación opositora

Publicado 11/12/2015 21:34:00CET

RIAD, 11 Dic. (Reuters/EP) -

Los grupos armados que están luchando contra el Gobierno de Bashar al Assad sobre el terreno serán los mejor representados en la delegación de la oposición siria que se creará para negociar la paz, según una lista difundida por Arabia Saudí tras la cumbre de Riad.

Los dos días de negociaciones en la capital saudí entre las distintas facciones de la oposición siria para unificar posturas de cara al acuerdo de paz acabaron con un acuerdo para reunirse con el Gobierno en enero y crear una delegación que sirva de interlocutor.

Los integrantes de esta delegación serán elegidos por un secretariado de 34 miembros en el que estarán representadas todas las facciones que han acudido a la cumbre de Riad.

Este secretariado ha emitido una primera lista, a la que ha tenido acceso la agencia de noticias Reuters, según la cual habrá 11 miembros de los grupos armados, nueve de la oposición en el exilio, seis de la oposición interna no armada y ocho independientes.

Entre los grupos armados destacan la alianza islamista Ahrar al Sham --en un principio reacia a participar en este proceso de convergencia opositora-- y el Ejército Libre Sirio, ya que son las facciones con mayores logros sobre el terreno.

Como principal representante de la oposición en el exilio está el presidente de la Coalición Nacional Siria (CNS) --con sede en Turquía--, Jaled al Joja, así como sus antecesores en el cargo Ahmed Jarba y Moaz al Jatib.

ACUERDO OPOSITOR

Antes de que comience el diálogo, la oposición ha pedido a Naciones Unidas que ejerza de mediador y presione al Gobierno para que dé una serie de pasos para generar "confianza" entre las partes, como la suspensión de las penas de muerte contra disidentes, la liberación de prisioneros de guerra y el fin de los sitios.

Además, las facciones sirias han aprobado una declaración conjunta en la que abogan por una transición política que arranque sin Al Assad en el poder pero conserve las actuales instituciones del país árabe para evitar el caos, de acuerdo con Al Yazira.

El resultado debe ser un sistema político "que represente a todos los sectores del pueblo sirio", sin discriminación por razones religiosas o étnicas, en una clara alusión a la minoría alauí --a la que pertenece la familia Al Assad-- y a los kurdos.

La división en la oposición siria, así como las dificultades para definirla, ha sido uno de los principales obstáculos para que las potencias occidentales le brindaran claramente su apoyo en la lucha contra Al Assad.

Las conversaciones de paz tienen como prioridad buscar una solución política a una guerra que se aproxima a los cinco años y que amenaza con prolongarse más debido a la irrupción de la organización terrorista Estado Islámico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies