Los refugiados ante el cierre de los campos de Elliniko: "La incertidumbre nos está matando"

 

Los refugiados ante el cierre de los campos de Elliniko: "La incertidumbre nos está matando"

Refugiados con pancartas delante del antiguo aeropuerto de Elliniko, en Atenas
MICHALIS KARAGIANNIS/REUTERS
  
Actualizado 28/05/2017 9:01:37 CET

Amnistía pide que quienes viven en ellos sean tratados con el respeto y la dignidad que merecen

ATENAS, 28 May. (Por Lene Christensen, Amnistía Internacional) -

En el exterior del aeropuerto en desuso situado en la zona de Elliniko, en Atenas, un grupo de mujeres afganas se quitan las sandalias para sentarse en una manta azul. Detrás de ellas está el edificio de la antigua terminal, que ha sido su "hogar" temporal durante meses, muchos más de un año.

Hay basura por todos lados, las ventanas destrozadas ahora no son más que agujeros enormes y algunos sitios apestan a orina. "Llevo un año y dos meses en este campo, sin destino", cuenta una mujer con un hiyab de color burdeos, mientras las lágrimas le surcaban el rostro.

El Gobierno ha empezado la evacuación del campo, pero estas mujeres todavía ignoran su destino. De aquellas con las que conversamos, ninguna sabe exactamente lo que les espera.

Amnistía ha visitado los campos de Elliniko en diversas ocasiones desde que los abrieron hace aproximadamente un año y medio. Siempre hemos visto las mismas historias, y esta visita no es diferente: condiciones de vida deplorables, falta de seguridad y una fuerte ansiedad causada por traumas anteriores y el desconocimiento de lo que deparará el futuro.

"Aquí hemos vivido un infierno", manifiesta una mujer. Las mujeres explican a Amnistía Internacional lo que significa "un infierno" para ellas: desde depender de otras personas incluso para ir al aseo debido a los riesgos para la seguridad, hasta no querer salir de las tiendas debido al incesante acoso verbal.

DENLES VOZ

Amnistía lleva pidiendo desde el pasado abril que se actúe y se exija que las autoridades consulten a las personas residentes sobre sus necesidades y les proporcionen un alojamiento adecuado antes de cerrar los campos. En concreto, hay que atender las necesidades especiales de las mujeres y los niños y niñas y, por tanto, hay que consultar a las mujeres.

Durante la visita que Amnistía ha realizado a Grecia este mes, no se nos permitió acceder al interior de los campos. Sin embargo, todas las personas refugiadas y migrantes procedentes de Elliniko con las que hablamos nos contaron que no se les había informado de cuándo iban a ser trasladadas y adónde.

El 23 de mayo, las autoridades griegas nos dijeron que por fin habían iniciado conversaciones con las personas residentes para disponer una vivienda adecuada. Afirman que se acomodará a la gente en nuevos alojamientos en función de sus necesidades individuales.

Aunque suena prometedor, la ausencia de información clara durante tanto tiempo ha provocado una fuerte ansiedad y temores entre la población residente de Elliniko, de por sí ya cansada.

Durante el proceso de consulta, es de suma importancia que finalmente se escuche a estas personas. "Hemos sentido mucha ansiedad y nerviosismo. ¿Nos llevarán a un sitio mejor o peor?", se pregunta una residente de Elliniko.

Cuando los países europeos comenzaron a cerrar sus fronteras, estas personas refugiadas quedaron repentinamente atrapadas en Grecia. Cada día que pasa, el sueño de un futuro con seguridad para ellas y para sus descendientes se vuelve más lejano. "Ya no hay diferencia entre el día y la noche. Hemos perdido la noción del tiempo", manifiesta una mujer.

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS

Muchas de estas personas están preocupadas por sus hijos e hijas. Vivir en esas condiciones de hacinamiento e inseguridad ha provocado problemas psicológicos en la mayoría de la población residente, incluida la más joven. "Mis hijos han cambiado mucho. Es difícil controlarlos", afirmaba una mujer.

Sin embargo, y a pesar de todas las dificultades, estas mujeres continúan luchando por un futuro mejor. Cada vez están más cansadas, pero su fortaleza ante semejante adversidad es realmente ejemplar.
"Si no fuera por nuestros hijos pequeños, preferiríamos no vivir", asegura una mujer con voz serena y objetiva. Las mujeres que están a su alrededor asienten con la cabeza.

La situación también ha pasado factura a Golroz, una mujer procedente de Afganistán. Le han vuelto a aparecer unas fuertes migrañas que ya había sufrido antes. "En Elliniko empezaron de nuevo. Esta vez no vomito, pero se me bloquea la mandíbula", cuenta.

Cuando Amnistía la conoció junto a su familia en julio del año pasado, Golroz estaba embarazada. Ahora lleva en los brazos a una niñita con un vestido de corazones. Armita, que tiene 8 meses, únicamente ha vivido en el campo. ¿Adónde irán después Armita y sus hermanos Ali (12) e Ismahil (3)? No lo saben.

RUMORES E INCERTIDUMBRE

Se rumorea que al menos algunas de las personas residentes podrían ser enviadas a un campo situado en Tebas, una ciudad situada al norte de Atenas. Sin embargo, esto podría romper redes que han tardado meses en construir.

La tía de Golroz, Bibi, está aterrorizada. Hace un mes, a ella y a su nieta las trasladaron a un apartamento en Atenas, en el que vive con otras dos familias. Sin embargo, el resto de su familia continúa en el campo. "¿Dónde está Tebas? ¿Lo sabes? ¿Quién va a ayudarme si se van allí?". Los ojos se le llenan de lágrimas mientras nos habla.

Estas mujeres afganas pusieron en peligro su vida para llegar a Europa en busca de seguridad. En lugar de ello, han terminado atrapadas en Grecia, donde viven desde hace más de un año en condiciones insoportables, y nadie sabe a dónde irán luego.

Estas mujeres fuertes y valientes deben ser tratadas con el respeto y la dignidad que merecen.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies