El régimen sirio condena la "agresión" y avisa de que no afectará a sus operaciones

Un misil cruza el cielo de Damasco
REUTERS / SANA SANA
Actualizado 14/04/2018 9:28:40 CET

Las fuerzas de Al Assad aseguran que han repelido "la mayoría" de los misiles lanzados por EEUU, Francia y Reino Unido

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Siria ha condenado la "agresión tripartita" lanzada de madrugada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido, en la medida en que la considera una "violación flagrante" del Derecho Internacional y de los principios de la ONU, y ha advertido de que estos bombardeos no afectarán a sus operaciones militares contra el "terrorismo".

El Ministerio de Exteriores sirio ha atribuido la ofensiva al "fracaso de la conspiración" de Occidente y a la derrota de quienes, sobre el terreno, han actuado como "herramientas" de sus intereses, en aparente alusión a los rebeldes apoyados por países como Estados Unidos.

Damasco ha advertido a los países intervinientes de que correrán la misma suerte que sus aliados y también ellos sufrirán el "fracaso" y la "vergüenza", según un portavoz citado por la agencia de noticias oficial, SANA.

El Ministerio ha vinculado el inicio de los ataques con la llegada de un equipo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que tenía previsto investigar a partir de este sábado el supuesto uso de armamento prohibido en la localidad de Duma el pasado 7 de abril.

En este sentido, ha lamentado que se quiera "impedir el trabajo de la misión, anticipar sus resultados y añadir presión para intentar encubrir las mentiras" vertidas en los últimos días. El régimen de Al Assad ha negado haber utilizar armas químicas contra la población, pese a los indicios que así lo acreditarían.

Damasco ha instado a la comunidad internacional a unirse a su "condena" de las acciones de Washington, Londres y París, y ha advertido de que estos bombardeos "no afectarán a la voluntad y determinación" de las Fuerzas Armadas Sirias para combatir el terrorismo y defender la soberanía y la integridad territorial.

En su opinión, los ataques "no llevarán a nada" y solo servirán para "inflamar las tensiones en todo el mundo". Son "una amenaza para la paz y la seguridad", ha denunciado la fuente consultada por SANA.

El Ministerio de Exteriores ha asegurado en su reacción que la población de Damasco ha salido a las calles para "condenar" este ataque. La agencia de noticias oficial incluso habla en una de sus informaciones de "vida normal" en la capital y en otras ciudades pese a la ofensiva militar.

La Presidencia siria también ha intentado dar esta imagen de normalidad difundiendo un breve vídeo de Al Assad en el que supuestamente se le muestra llegando a su oficina este sábado por la mañana, caminando en silencio y con un maletín en la mano.

OBJETIVOS

Los tres países que han intervenido directamente en estos bombardeos han defendido la necesidad de llevarlos a cabo para contener el uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Assad, que por ahora nunca ha reconocido haber recurrido a un tipo de armamento prohibido por las convenciones internacionales.

El Gobierno galo ha asegurado que entre los objetivos atacados figura el principal centro de investigación al servicio de las autoridades sirias, si bien no ha trascendido de momento el nivel de destrucción que habría logrado la intervención. Los medios oficiales sirios también han informado de un bombardeo contra un centro de investigación en Damasco.

Por su parte, un comandante de las fuerzas leales al régimen ha asegurado a la agencia Reuters que ha sido atacada la base aérea de Al Shirai, situada en Al Dimas, al oeste de Damasco y cerca de la frontera libanesa, así como unas instalaciones de Masyaf --170 kilómetros al norte de la capital--, un depósito de armas en la región de Qalamoun, el área de Kisweh --al sur de Damasco-- y un complejo ubicado en Qasyoun y desde que el que se ve la capital.

UNOS CIEN MISILES

Tanto las autoridades de Siria como las de Rusia han cifrado en torno a un centenar los misiles disparados por las fuerzas estadounidenses, francesas y británicas.

Según las Fuerzas Armadas sirias, "la mayoría" fueron derribados por los sistemas de defensa antiaérea, aunque algunos terminaron impactando en "un edificio que alberga un centro de enseñanza y laboratorios científicos". Además, la explosión de uno de los misiles habría causado heridas a tres civiles.