Reino Unido acusa a Rusia de estar detrás en un ciberataque masivo de junio de 2017

Foto de archivo de un concurso de 'hacking' en Estados Unidos
REUTERS / STEVE MARCUS
Publicado 15/02/2018 14:06:55CET

LONDRES, 15 Feb. (Reuters/EP) -

Reino Unido ha acusado a Rusia este jueves de estar detrás de un ciberataque que tuvo lugar en junio de 2017 y que trastocó la actividad de varias empresas por toda Europa, como la de la británica Reckitt Benckiser, productora de bienes de consumo.

El ataque de 'NotPetya', nombre por el que se le conoce, comenzó en Ucrania. El virus informático paralizó ordenadores de funcionarios y trabajadores antes de extenderse por varios países, deteniendo a su paso las operaciones en puertos, fábricas y oficinas.

El Ministerio de Exteriores británico ha manifestado que el ciberataque provino del Ejército ruso. "La decisión de atribuir de manera pública la propagación de este virus subraya el hecho de que Reino Unido y sus aliados no tolerarán ningún tipo de actividad maliciosa a través de Internet", ha subrayado el Ministerio en un comunicado.

"El ataque se disfrazó como un delito, pero su objetivo era principalmente el de provocar desestabilización", ha puntualizado el Ministerio. "Los objetivos principales eran los sectores económico, energético, así como el Gobierno ucraniano. Gracias a su diseño, el virus se extendió todavía más, afectando a empresas rusas y europeas", ha añadido el Ministerio en el comunicado. Moscú ha negado en el pasado estar detrás del ataque NotPetya.

El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, ha señalado que el ataque forma parte de una nueva era de conflictos mundiales. "Tenemos que estar preparados para enfrentarnos a estas amenazas, que no dejan de volverse más fuertes e intensas", ha declarado Williamson en un comunicado.

De un tiempo a esta parte, Reino Unido ha comenzado a alzar más su voz sobre la amenaza que constituye Rusia. Los miembros del Partido Conservador, la formación en el Gobierno en las islas, han expresado su preocupación con respecto al impacto que pueden tener los recortes en Defensa.

El pasado noviembre, la primera ministra Theresa May acusó a Rusia de llevar a cabo injerencia en elecciones y de colocar noticias falsas en los medios de comunicación.