Reino Unido trabaja para permitir a la OPAQ comprobar sus conclusiones sobre el ataque contra Skripal

Boris Johnson
REUTERS / INTS KALNINS - Archivo
Publicado 15/03/2018 19:33:29CET

BERLÍN, 15 Mar. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, ha asegurado este jueves que trabaja para permitir a expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que comprueben sus conclusiones sobre el ataque con gas nervioso contra el exespía ruso Sergei Skripal en Salisbury, del que Londres ha acusado a Moscú.

En una artículo en el diario alemán 'Frankfurter Allgemeine', Johnson ha indicado que el Gobierno y la Policía trabajan para dar acceso a la OPAQ a los resultados de la investigación.

"Estamos trabajando para darles oportunidad de confirmar nuestro análisis de forma independiente", ha señalado, según ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Por su parte, el asesor de Seguridad Nacional de Reino Unido, Mark Sedwill, ha dicho a la OTAN que el ataque es un asunto que concierne a todos los países de la Alianza.

"Lo que pasó en Salisbury fue lo último en un patrón de comportamiento ilegal y temerario por parte del Estado ruso y preocupa a toda la Alianza", ha dicho. "Apoyaremos a los aliados que hagan frente a amenazas similares", ha zanjado.

Los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos han atribuido al Gobierno de Rusia la responsabilidad por el ataque contra Skripal y su hija Yulia y han exigido al Kremlin que dé explicaciones ante la OPAQ.

El comunicado conjunto de Francia, Reino Unido, Alemania y Estados Unidos llega un día después de que el Gobierno británico anunciara la expulsión de 23 diplomáticos rusos en represalia por el ataque con gas nervioso del 4 de marzo.

El miércoles, el embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, reclamó a las autoridades de Reino Unido que presenten pruebas materiales que demuestren la responsabilidad de Moscú en el ataque contra Skripal.

Nebenzia recalcó que el agente nervioso usado en el ataque pudo tener origen en Reino Unido y reiteró la disposición de las autoridades rusas a investigar el caso.

"No tenemos nada que temer y nada que esconder", dijo, antes de reclamar al Consejo de Seguridad de la ONU que la reunión de consultas sobre el caso sea de puertas abiertas, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik.