Representantes indígenas de Guatemala denuncian exclusión por parte del Estado

Actualizado 10/08/2016 6:31:46 CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Representantes de autoridades indígenas de Guatemala y de la Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib Kej han denunciado la exclusión e invisibilización que sufren por parte del Estadio, según ha informado el diario 'Prensa Libre', donde se explica que, además, han presentado un documento con demandas y propuestas para revertir esta situación.

Aprovechando el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, han presentado un informe bajo el título 'Demandas y propuestas políticas de los pueblos indígenas de Iximulew', donde se explica cómo encaminar Guatemala hacia la construcción de un proyecto político que acabe con la fundación de un estado plurinacional.

El documento consta de siete puntos, entre ellos uno sobre la protección de los territorios y otro sobre la participación política, según ha explicado Domingo Hernández, miembro de la Convergencia. Otro de los temas que tratan en su documento es el reconocimiento, por parte de la Justicia guatemalteca, de los pueblos indígenas, el modelo económico y el respeto de los derechos indígenas.

"Somos pueblos, tenemos dignidad, sabemos trabajar, somos pueblos que podemos ser actores de este proceso, de lo que le hemos llamado la fundación del Estado Plurinacional que necesitamos en el país", ha indicado Hernández, que intenta explicar que la postura del colectivo indígena no es pedir al Estado "productos regalados", porque esto crea "dependencia" entre las comunidades.

Hernández ha subrayado que en su declaración se refiere a la "fundación de un Estado plurinacional" porque, ha explicado, el estado actual no cuenta con "participación" de los "pueblos indígenas".

Según los datos recogidos por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 42 por ciento de la población de Guatemala pertenece a algún pueblo indígena. Se trata de uno de los países con una proporción mayor de indígenas, sólo por detrás de Bolivia, con un 62,2 por ciento.