Los republicanos advierten a Obama de que "el Congreso actuará" si sigue adelante con su reforma migratoria

Actualizado 05/12/2014 19:38:22 CET

WASHINGTON, 20 Nov. (Reuters/EP) -

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, ha advertido este jueves al presidente estadounidense, Barack Obama, de que tendrá que luchar con sus propias manos si sigue adelante con su intención de adoptar medidas en materia migratoria para evitar la deportación de millones de inmigrantes indocumentados.

Obama, en un discurso que será emitido a las 20:00 horas (2:00 horas), tiene previsto anunciar planes de usar su autoridad ejecutiva de forma que hasta 5 millones de indocumentados puedan salir de las sombras e insertarse en la sociedad estadounidense.

Durante meses, Obama ha advertido de que daría pasos por su cuenta después de que los republicanos en la Cámara de Representantes bloquearan una ley de inmigración bipartidista e integral aprobada por el Senado en 2013.

"Si el presidente Obama actúa desafiando al pueblo e impone su voluntad al país, el Congreso actuará", ha advertido McConnell en un discurso en el Senado, si bien no ha entrado en detalles.

Entre otras medidas, según fuentes conocedoras de las deliberaciones de la Administración, Obama prevé suspender la amenaza de deportación a algunos padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales, añadir nuevos controles de seguridad en las fronteras y ampliar un programa de 2012 que dio ayuda a los que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños.

APOYO DE LOS DEMÓCRATAS

En anticipación de su discurso, Obama ha enviado a su jefe de gabinete, Denis McDonough, a Capitol Hill para almorzar con los demócratas en el Senado, quienes está previsto que le pregunten sobre las medidas. Alrededor de una decena de congresistas demócratas cenaron con Obama el miércoles por la noche para discutir sobre la reforma migratoria.

Senadores demócratas de los estados conservadores ya han comenzado a expresar su preocupación sobre la próxima acción de Obama. Hace dos semanas, varios de sus colegas en el Senado fueron derrotados en las elecciones en las que los republicanos se hicieron con la mayoría tanto en el Senado como en la Cámara.

El presidente necesitará el apoyo de congresistas demócratas para evitar los intentos de los republicanos, tanto el mes que viene como el próximo año, de sacar adelante legislación que mine la acción ejecutiva.

Tanto McConnell como el presidente de la Cámara de Representantes, el republciano, John Boehner, han advertido a Obama de términos muy duros en contra de adoptar la acción ejecutiva. Boehner llegó incluso a decir que Obama estaría "jugando con fuego" si seguía adelante.

Los líderes republicanos están discutiendo el modo de contrarrestar a Obama y se han estado centrando en negar fondos para los trabajadores federales que administrarían los cambios en materia migratoria. Algunos asesores republicanos han apuntado, sin embargo, que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) serán los que se encarguen principalmente de cumplir la orden de Obama y este organismo está financiado por completo mediante los fondos que recibe por las distintas solicitudes de inmigración.

Los republicanos en la Cámara podrían provocar otro 'cierre' del Gobierno si deciden vincular una medida a la ley de gasto que debe aprobarse el 11 de diciembre. En esa fecha es cuando expira la financiación para muchas agencias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies