Retiran la acusación de insultar al ministro del Interior al colíder del partido prokurdo turco HDP

Protesta en apoyo de Selahattin Demirtas
REUTERS / OSMAN ORSAL
Publicado 17/01/2018 20:57:31CET

ANKARA, 17 Ene. (Reuters/EP) -

Un tribunal de Ankara ha desestimado los cargos presentados contra el colíder del partido prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas, quien sin embargo continuará en prisión porque pesan sobre él cargos que conllevan penas de hasta 142 años de prisión.

Demirtas, que lleva 14 meses en prisión, ha comparecido ante el tribunal para denunciar la "farsa" de los procesos abiertos contra él por terrorismo. "Soy abogado desde hace 27 años y esto no es un juicio. Mis comparecencias han sido ante los medios de comunicación predominantes y esta es ya mi ejecución", ha argumentado Demirtas.

El tribunal ha desestimado la acusación por insultar al ministro del Interior, Suleyman Soylu, durante un discurso en 2015 ya que considera que sus palabras deben ser protegidas porque estaban dirigidas a la opinión pública y porque fueron pronunciadas en campaña electoral.

Demirtas acusó a Soylu de formar equipos para entrenar a simpatizantes del gobernante Partido Justicia y Desarrollo para manipular las elecciones legislativas de 2015.

"Este discurso estaba dirigido a la población durante una campaña electoral y no tienen las propiedades de un insultu", ha explicado el juez princial.

La vista se ha celebrado en una sala situada a 40 kilómetros de Ankara por motivos de seguridad y las autoridades han prohibido cualquier manifestación en la capital con el argumento de que las concentraciones podrían ser objetivo de atentados terroristas.

Demirtas compareció la semana pasada ante un juez por primera vez desde que fuera detenido en una vista por un juicio en Estambul por insultar al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, un caso por el que podría ser condenado a cuatro años de prisión, y cientos de personas salieron a la calle en apoyo del líder prokurdo.

Otros procesos contra Demirtas no han contado con su comparecencia puesto que las autoridades le han negado el traslado y él ha rechazado declarar por teleconferencia.

Demirtas y otros dirigentes del HDP presos están acusados de estar relacionados con el grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), implicado en un conflicto con Turquía que se ha cobrado unas 40.000 vidas desde que estalló, en 1984.

Unos 5.000 miembros del HDP han sido detenidos en la oleada represiva desatada por Erdogan tras el intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016. Unas 50.000 personas han sido detenidas, según el balance oficial.