La reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA sobre Venezuela concluye sin acuerdos

 

La reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA sobre Venezuela concluye sin acuerdos

Reunión extraordinario del Consejo Permanente de la OEA
JUAN MANUEL HERRERA OEA/OAS
Publicado 29/03/2017 2:00:47CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha concluido sin ningún la reunión extraordinaria convocada para este martes en su sede de Washington para analizar la situación en Venezuela, país al que el bloque regional amenaza con suspender como miembro por una "ruptura del orden democrático".

El encuentro, que arrancó después de que 20 países votaran a favor del orden del día, once lo hicieran en contra y dos se abstuvieran, llegó a su fin a solicitud de Brasil y Canadá, que consideraron irrespetuosa la intervención final del representante venezolano ante el organismo, Samuel Moncada.

"Venezuela necesita tanto un Consejo Permanente como México necesita el muro", aseguró Moncada tras la intervención de los representantes de los diferentes países.

Moncada rechazó, como ha venido haciendo los últimos días el Gobierno de Nicolás Maduro, la celebración del encuentro, que sostiene que se convocó "sin el consentimiento de Venezuela". "Este punto es gravísimo porque viola el espíritu de la carta de la organización", ha denunciado el venezolano.

El pasado viernes el Consejo Permanente de la OEA anunció que este martes celebraría una reunión extraordinaria sobre Venezuela, a petición de 18 países: Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay.

El objetivo del encuentro era discutir el informe presentado el 14 de marzo por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en el que asegura que se ha producido "una ruptura total del orden democrático" y que, por tanto, Venezuela debe ser sancionado con la suspensión como miembro de la OEA.

El líder regional comparó incluso al presidente venezolano, Nicolás Maduro, con dictadores latinoamericanos como Jorge Videla, Augusto Pinochet y Alberto Fujimori. "Es nuestro trabajo librar a cualquiera de nuestras naciones de esos infortunios", dijo.

No obstante, el excanciller uruguayo se mostró seguro de que la suspensión de la membresía venezolana de la OEA será breve y para ello instó al Palacio de Miraflores a dar "una señal inequívoca de que se retoma el rumbo institucional" en el país.

En concreto, pidió "que se realice en los próximos 30 días un llamado a elecciones generales, la liberación de los presos políticos, la validación de las leyes que han sido anuladas, así como la elección de un nuevo Consejo Nacional Electoral y un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, conforme a los procedimientos establecidos en la Constitución".

Venezuela anunció el lunes que había solicitado al presidente del Consejo Permanente, Patrick Andrews, que cancelara esta sesión porque se convocó "sin contar con el consentimiento debido del Gobierno venezolano, tal y como está contemplado en las normas que rigen esta organización regional".

Además, volvió a denunciar "un acoso dirigido por Estados Unidos a través del ocupante de la Secretaría General de la OEA, Luis Almagro, y un grupo de países que han conformado una facción minoritaria y han fomentado un ambiente internacional pernicioso sobre el transcurrir de la vida democrática en Venezuela, pretendiendo socavar su soberanía".

El Gobierno de Maduro advirtió de que "desestabilizar Venezuela tendrá efectos más allá de sus fronteras" y alertó de que, si persiste "esta actuación a favor de los extremistas violentos", actuará "con severidad y firmeza a través de los medios diplomáticos y del Derecho Internacional".

Sin embargo, el presidente del Consejo Permanente contestó que la cita seguía "en pie" porque no había recibido ninguna solicitud de Venezuela para su cancelación. Así ha comenzado este martes, aunque con una hora de retraso por los debates sobre la legalidad misma.

"NOS SUBESTIMAN"

Entretanto, cientos de personas se han movilizado este martes en Caracas para participar en la "marcha antiimperialista" convocada por el Gobierno para expresar su rechazo a la ofensiva de la organización regional.

"Este pueblo más nunca se arrodillará al imperio de mierda", ha dicho el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, que ha calificado a Almagro de "sicario" y "bastardo" de Estados Unidos. "No nos conocen, nos subestiman", ha recalcado.

En la misma línea, el número dos del 'chavismo', Diosdado Cabello, ha denunciado que "Almagro está total y absolutamente vendido a los intereses del imperialismo". "Apoyan a la oposición para que den un golpe de Estado en Venezuela (...), pero nos van a encontrar de frente", ha apostillado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies