Reunión internacional en Bruselas para recaudar 4.000 millones de dólares para Afganistán

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Reunión internacional en Bruselas para recaudar 4.000 millones de dólares para Afganistán

Minas en Afganistán
REUTERS
Publicado 03/10/2016 11:04:30CET

Kabul solo llegar a cubrir el 20% de su gasto civil y el 10% de su gasto en defensa con sus propios ingresos

BRUSELAS, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 70 países y 25 organizaciones internacionales se darán cita el 4 y 5 de octubre en la Conferencia de Bruselas, organizada conjuntamente por el Gobierno afgano y la Unión Europea, para tratar de movilizar de la comunidad de donantes 4.000 millones de dólares anuales (3.560 millones de euros anuales) para los próximos cuatro años para apoyar la estabilización y el desarrollo del país.

El objetivo de la conferencia es garantizar que se mantiene el nivel de ayuda "en los niveles actuales o próximos hasta 2020", es decir, unos 4.000 millones de dólares anuales del conjunto de la comunidad internacional, teniendo como "referencia" los 16.000 millones de dólares prometidos hace cuatro años en la Conferencia de Donantes de Tokio y respaldar la nueva estrategia de desarrollo que presentará el Gobierno afgano y sus prioridades de reforma en los próximos años, según ha avanzado una fuente de alto nivel de la UE.

La UE y sus Estados miembros prevén mantener su nivel "actual" de ayuda para Afganistán, es decir, unos 1.000 millones de euros anuales, que esperan mantener hasta 2020, ha confirmado otro alto cargo europeo, que negó tajantemente que el bloque fuera a reducir ayuda a Afganistán si no aceptaba la devolución de 80.000 nacionales en situación irregular en Europa.

La UE firmará este martes con Kabul un contrato de apoyo a la consolidación del Estado afgano de 200 millones de ayuda para 2017 y 2018, que se canalizarán a través del Gobierno de Kabul y están ligados a avances en áreas como la lucha contra la corrupción en el país y la buena gestión de las finanzas públicas.

"Mantendremos nuestro esfuerzo (de ayuda). Quizá otros donantes vengan con una contribución ligeramente reducida (a su ayuda actual). Es muy difícil decir donde estamos. Por ahora se han superado los 3.000 millones (de dólares) pero no sabemos hasta donde llegaremos", ha explicado una fuente europea, que ha admitido que el Banco Mundial, que presentará en la cita sus perspectivas económicas para el país, calcula que la ayuda de la comunidad internacional debería estar "más cerca de 4.000 que de 3.000 millones" anuales para responder a las necesidades del país.

CANALIZAR LA AYUDA A TRAVÉS DE LAS ARCAS DEL GOBIERNO AFGANO

No obstante, una de las claves para tratar de cubrir el déficit potencial es canalizar el máximo de ayuda directa a través de las arcas del Gobierno afgano para ganar en eficiencia y evitar que esta pase por "toda una serie de intermediarios".

La Administración de Barack Obama, el primer donante de Afganistán, espera que en Bruselas se anuncien "compromisos nuevos y contundentes que, colectivamente, superarían los 3.000 millones al año en ayuda al desarrollo hasta 2020", según el representante especial de Estados Unidos para el país asiático, Richard Olson.

"La conferencia es clave para el funcionamiento del Gobierno" afgano, ha admitido una fuente europea, que admite el Gobierno afgano sólo es capaz de financiar el 20% del gasto civil y el 10% de su gasto en seguridad con sus propios ingresos.

Afganistán "seguirá siendo un país pobre en los próximos años" a pesar de que la renta per cápita ha subido de 120 dólares en 2001 a 624 dólares en la actualidad. "Se enfrenta a desafíos políticos y de seguridad enormes pero también desafíos socioeconómicos. Está claro que la comunidad internacional debe responder con un apoyo político y financiero eficaz y sostenido", ha concluido.

A la cita, la undécima de estas características que se celebra desde la intervención de Estados Unidos contra el régimen talibán en Afganistán en 2001 tras el 11-S, asistirán entre otros el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el presidente afgano, Ashraf Ghani, y el jefe del Ejecutivo, Abdulá Abdulá, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, así como el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini por parte europea.

También participarán representantes de los Veintiocho, Irán, Rusia, China, India, Turquía, Arabia Saudí y Japón entre muchos otros y de instituciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco de Desarrollo de Asia, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones y el Comité Internacional de la Cruz Roja, así como de la OSCE, la OCDE y la OTAN.

El otro gran objetivo de la conferencia es intentar alentar la cooperación regional para avanzar en la paz y la reconciliación --tras el primer acuerdo sellado entre el Gobierno afgano y el grupo Hezb-e-Islami, del 'señor de la guerra' Gulbuddin Hekmatyar--, para lo que resulta clave el papel de Pakistán e Irán. Ambos países además acogen a 2,9 millones y 2,5 millones de refugiados afganos respectivamente.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies