Riek Machar será restituido como vicepresidente de Sudán del Sur como parte del acuerdo de paz

Riek Machar, Yoweri Museveni, Omar Hasán al Bashir y Riek Machar
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH
Publicado 08/07/2018 16:18:12CET

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán del Sur ha confirmado que el ex vicepresidente del país y actual líder rebelde Riek Machar será restituido en su cargo como número dos del Ejecutivo, en virtud del acuerdo de paz que pondrá fin a la cruenta guerra civil que ha asolado el país.

La propia oficina de la Presidencia sursudanesa ha formalizado el anuncio después de que Machar se haya reunido en Uganda con el presidente del país y enemigo declarado, Salva Kiir, en un encuentro que ha contado con la presencia del mandatario ugandés, Yoweri Museveni, y el presidente de Sudán, Omar al Bashir.

El acuerdo de paz comprende la formación de un nuevo Ejecutivo con cuiatro vicepresidentes: los dos vicepresidentes actuales, además de Riek Machar (quien) asumirá el cargo de primer vicepresidente, y luego el cuarto puesto se asignará a una mujer de la oposición.

El portavoz del Ejército sursudanés, Ahmed Khalifa al Shami, anunció el pasado viernes el éxito de las negociaciones en uno de los aspectos más espinosos del acuerdo general de paz, el de la seguridad.

"El borrador del acuerdo final se firmará en una ceremonia oficial en presencia del presidente Omar al Bashir, anfitrión del proceso de negociación", según Al Shamim, sin dar una fecha concreta.

Los acuerdos de seguridad son complejos y comprenden cuatro ámbitos: la determinación de las áreas desmilitarizadas; las modalidades de acantonamiento de las tropas; el calendario para la unificación de fuerzas y el número de representantes de las partes en el Comité Conjunto de Seguridad para la Transición.

El mes pasado, Kiir firmó el acuerdo marco con el líder rebelde Machar en Jartum, allanando el camino para las conversaciones hacia un tratado completo. Los rebeldes, sin embargo, rechazaron algunos elementos del acuerdo y ambas partes se acusaron mutuamente de violar la tregua, intercambiando la culpa por los ataques que han matado a 18 civiles.

Los combates en Sudán del Sur han desarraigado alrededor de una cuarta parte de sus 12 millones de habitantes, destruyeron la producción de petróleo y han arruinado una economía ya de por sí muy empobrecida.

Contador