Rousseff carga contra los que "no aguantan ni un Twitter"

Actualizado 05/07/2015 6:31:45 CET

Subraya su "inmensa repulsa" a la corrupción en medio del escándalo de Petrobras

BRASILIA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha criticado a los que "no aguantan ni un Twitter", en alusión a sus principales rivales de cara a las elecciones presidenciales de octubre, Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), y Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"El presidente está sometido a mucha presión y, si se cambia de bando cada vez que hay un 'buuu', va a cambiar de bando cada cinco minutos. Imagina que no aguanta ni un Twitter", dijo en un acto electoral celebrado el miércoles por la noche en Belén.

De esta forma, Rousseff se refirió indirectamente a Silva, que ha cambiado su postura sobre el matrimonio homosexual tras las críticas recibidas a través de esta red social por parte del pastor Silas Malafaia, un firme detractor de las uniones gays.

Pero la jefa de Estado también aludió a Neves, quien ha amenazado con demandar a los usuarios de Twitter que le difamen a través de este 'microblogging'.

"Nosotros no somos de los que cambian de bando. Tenemos carácter", dijo en contraste, subrayando que "los que se cambian de bando como se cambian de ropa no tienen solumna vertebral", según ha informado el diario brasileño 'O Globo'.

CORRUPCIÓN EN PETROBRAS

Por otro lado, Rousseff se ha referido este jueves a la supuesta de red de corrupción creada en la empresa estatal Petrobras durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), que se ha convertido en la principal amenaza a su reelección.

"A lo largo de mi vida nunca he barrido debajo de la alfombra. Estamos combatiendo la corrupción, no con palabras vacías, sino con acciones concretas", ha dicho en una entrevista radiofónica subrayando su "inmensa repulsa" y "tolerancia cero" a la corrupción.

Rousseff ha destacado los esfuerzos de su Gobierno para combatir esta lacra. "Hoy, los órganos federales tienen mucha más autonomía para investigar todo y a todos", ha recordado, considerando que "los juicios que la gente hace sobre la corrupción, a veces nacen de nociones distorsionadas".

En la misma línea, ha indicado que el mero hecho de que se haya conocido este supuesto caso de corrupción evidencia el avance de Brasil en esta materia. "En los regímenes corruptos prevalece la falsa idea de que nada va mal", ha explicado, subrayando que "aún queda mucho por hacer".

ÚLTIMAS REVELACIONES

Según publicó la semana pasada la revista 'Veja', el ex director de abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa habría mencionado a decenas de parlamentarios aliados del Gobierno, un ministro y tres gobernadores entre los involucrados en una operación de sobornos para conseguir contratos con la petrolera.

De acuerdo con 'Veja', la llamada 'Operación Lavado de Autos' "funcionó a todo vapor en los últimos tres Gobiernos del PT (Partido de los Trabajadores) y tenía como objetivo mantener intacta y fiel su base de apoyo en el Congreso".

Entre los acusados por Costa, bajo delación compensada, están los presidentes de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves, y del Senado, Renan Calheiros, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que apoya a Rousseff.

Costa también mencionó al ministro de Minas y Energía, Edison Lobão, y tres gobernadores, entre ellos, Eduardo Campos, que falleció el pasado 13 de agosto en un accidente aéreo, dejando vacante la candidatura presidencial del PSB.