RSF acusa a Turquía de usar el estado de emergencia para eliminar el pluralismo mediático

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

RSF acusa a Turquía de usar el estado de emergencia para eliminar el pluralismo mediático

Protesta contra la redada policial en la sede del periódico turco 'Zaman'
MURAD SEZER / REUTERS
Publicado 06/10/2016 0:45:26CET

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha condenado este miércoles el cierre de varias emisoras y canales de televisión de la oposición turca en el marco de la ofensiva lanzada por el Gobierno tras el intento de golpe de estado del pasado mes de julio, y ha acusado a Ankara de utilizar el estado de emergencia declarado tras la asonada para "eliminar" el pluralismo mediático.

Las autoridades han ordenado recientemente el cierre de una veintena de canales de radio y televisión --entre ellas IMC TV, Hayatin Sesi TV y Özgür Radyo--, incluida una que emitía únicamente programación infantil en kurdo, por estar presuntamente difundiendo "propaganda terrorista".

La organización en defensa de la libertad de prensa ha explicado que la última redada se llevó a cabo por decisión del Consejo de Comunicaciones del país, que rescindió la licencia de emisión de al menos 11 cadenas por los presuntos delitos de "complicidad con organizaciones terroristas" y "suponer un peligro para la seguridad nacional".

En un comunicado difundido este mismo miércoles, RSF ha señalado que los medios más afectados han sido, principalmente, de la oposición de izquierda o medios de comunidades kurda y alauí, y que sus sedes han quedado cerradas o selladas por la Policía.

"También han sido retirados del satélite Turksat que nutre a las televisiones y radios nacionales, y sus páginas web han sido bloqueadas", ha denunciado RSF.

El responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de RSF, Johann Bihr, ha reiterado que es "indefendible en un estado democrático" eliminar organizaciones mediáticas de esta manera y sin un debido proceso, algo que, además, "supone el fin del pluralismo mediático en Turquía".

"Resulta escalofriante ver cómo las redadas de la Policía en los medios de comunicación se han convertido en una rutina. Si no se modifica esta decisión sin más demora, el estado de Emergencia habrá acabado con la libertad de prensa de la misma manera que lo habría hecho el golpe de Estado", ha condenado Bihr.

PROTESTAS TRAS LOS CIERRES

Este mismo martes, la Policía echó abajo la puerta de la sede de la emisora Özgür Radyo. RSF ha explicado que varios periodistas que habían ido a realizar la cobertura fueron detenidos por las autoridades, si bien fueron liberados la mañana del día siguiente.

Los cierres de medios han provocado numerosas protestas, principalmente de sindicatos y asociaciones de periodistas, en las ciudades de Estambul y Diyarbakir, y se han llevado a las redes sociales estas manifestaciones a través de diferentes etiquetas en Twitter, entre ellas #SesimiKesme --que significa 'no corten mi voz'--.

Después de la intentona golpista, unas 100.000 personas, entre ellos militares, policías y jueces, han sido suspendidos, y unas 32.000 han resultado detenidas por estar presuntamente relacionadas con los golpistas.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha destacado en reiteradas ocasiones que la situación de emergencia en el país permite a las autoridades eliminar a los golpistas y limpiar las instituciones. Según la plataforma 'Turkey Purge', creada tras la asonada, hasta el momento el Gobierno turco ha ordenado el cierre de 180 medios de comunicación.

IMC, que fue fundada en 2011, ya se ha enfrentado en otras ocasiones a este tipo de medidas. En febrero, la señal de satélite de la cadena fue interrumpida en el marco de una investigación llevada a cabo por la Fiscalía para discernir si la empresa apoyaba o no al PKK.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies