El misionero belga que fue señalado como instigador del geniocido aún desconoce el motivo real de la acusación

 

El misionero belga que fue señalado como instigador del geniocido aún desconoce el motivo real de la acusación

Actualizado 30/06/2006 12:37:10 CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El misionero belga de la Sociedad de Misioneros de Africa, Guy Theunis, que fue detenido el pasado año en Ruanda y acusado por un tribunal popular 'gachacha' de crímenes contra la humanidad y de ser instigador del genocidio, ha reconocido que aún desconoce cuáles son los verdaderos motivos para esta acusación, según afirmó en el curso de una conferencia pronunciada en Madrid.

Theunis, que vivió en Ruanda desde 1970 hasta 1994, año en que comenzó el genocidio en el que murieron masacradas entre medio y un millón de personas de las etnias tutsi (minoritaria) y hutu (mayoritaria), explicó que los dos meses y medio que pasó en una cárcel de Kigali, hasta que su caso fue transferido a la justicia belga --que es la que mantiene el proceso abierto y se encarga en estos momentos de la investigación--, fueron duros, pero consideró que constituyeron una experiencia que le "enriqueció como persona".

Durante la conferencia que pronunció en la Fundación Sur en Madrid, Theunis recordó este período y describió cómo pasaron los días en un recinto construido por los colonos belgas en 1930 y con capacidad para 600 personas, pese a que en el momento en que él llegó había más de 4.000. "Los vigilantes eran un grupo de 200 presos con gorras amarillas que controlaban las situaciones cuando se producía un conflicto", señaló.

Además, afirmó que en las prisiones y hospitales ruandesas, la alimentación corre a cargo de las familias de los prisioneros. Los internos reciben como único alimento al día un tazón de maíz con agua en la noche. Asimismo, Theunis aclaró que en la cárcel había personas de todo tipo, desde antiguos funcionarios, altos cargos, y diplomáticos o mandos militares, hasta ladrones comunes. Sin embargo, el ambiente "era bueno" porque se organizaban "talleres formativos, clases de idiomas y habían un concepto de comunidad".

Theunis fue hallado responsable de crímenes de primer orden por genocidio por un tribunal popular ruandés o 'gachacha', que se reconoce con potestad para juzgar a cualquier persona en relación con el genocidio de 1994. En este tribual declararon en contra de Theunis diez personas, algunas de ellas, conocidos o antiguos compañeros suyos.

Después, en noviembre de 2005 su caso fue transferido a la justicia belga. En estos momentos, Theunis declara ante la Policía judicial belga cada semana, ya que este cuerpo está investigando el sumario del caso enviado desde Ruanda, que consta de más de 400 páginas. Según explicó, el proceso "será largo", puesto que la Policía aún debe enviar comisiones a Francia y a Ruanda para verificar las acusaciones vertidas contra él. Los interrogatorios a Theunis podrían finalizar en enero de 2007.

Tras esta fase, explicó, la Policía presentará sus conclusiones ante tres jueces que valorarán si existen motivos o no para comenzar un proceso contra el misionero. En el caso de que encuentren dichos motivos comenzaría un juicio en Bélgica, con todo el tiempo que un proceso judicial requiere.

Asimismo, el misionero quiso agradecer a las instituciones y personas que presionaron para lograr su liberación y el traslado del caso a la justicia belga, entre ellas la Unión Europea, Reporteros sin Fronteras y otras organizaciones de Derechos Humanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies