Veinte años de cárcel para el ex general ruandés implicado en el asesinato de 10 'cascos azules' belgas

Actualizado 05/07/2007 18:47:34 CET

BRUSELAS, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Justicia belga ha condenado al ex general ruandés Bernard Ntuyahaga a veinte años de cárcel por su implicación en el asesinato de diez 'cascos azules' belgas en abril de 1994 y por colaborar en diversos homicidios cometidos en Kigali durante el genocidio ruandés. El fiscal federal había solicitado para Ntuyahaga cadena perpetua, pero el Tribunal y el jurado alegaron circunstancias atenuantes.

Los 'cascos azules' de la ONU, que garantizaban la seguridad de la entonces primera ministra ruandesa Agatha Uwilingiyimana, fueron desarmados por Ntuyahaga y llevados en microbús a un campo de Kigali, donde fueron masacrados.

El acusado aseguró en todo momento durante el juicio que se encontró con los soldados belgas de manera fortuita cuando se dirigía al trabajo y que los había llevado a un "lugar seguro", ignorando la suerte que podrían correr. También negó implicación alguna en la muerte de la primera ministra ruandesa.

El ex general ha sido encontrado culpable también del homicidio de tres familias de ruandeses y de dos mujeres ruandesas en Kigali entre el 6 y el 12 de abril, pero ha sido exculpado de los homicidios cometidos en Butare en junio de 1994.

Los familiares de los cascos azules manifestaron su alivio por haber logrado justicia pero los ruandeses personados como acusación civil se sintieron decepcionados.

En su escrito, la presidenta del tribunal, Karin Gérard, alegó que convenía tener en cuenta el contexto socio-histórico de Ruanda, caracterizado por "profundas tensiones y discriminaciones regionales".

"Sea cual sea el papel que jugó el acusado, había llamamientos al odio difundidos diariamente por los medios de comunicación", resaltó la presidenta. Como atenuante se consideró también el hecho de que salvó la vida de tutsis, no por celo profesional sino por amistad.

El fiscal, Philippe Meire, al contrario, puso de relieve "la atrocidad de los hechos, las circunstancias de la muerte de los cascos azules, la posición social del acusado y la falta de compasión, arrepentimiento o disculpas". Ntuyahaga había sido detenido en Tanzania en marzo de 1999 después de haber sido puesto en libertad por el Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies